¿Qué tipo de ahorrador eres?   

¿Eres de los que prefiere ahorrar para imprevistos, de los que ahorra puntualmente, o de los que vive al límite cada mes? Descubre qué tipo de ahorrador eres y cómo puedes mejorar tu técnica de ahorro respondiendo a nuestro test:

 

¿Actualmente, cómo defines tu forma de ahorrar?

A) He pensado en empezar a ahorrar, pero siempre que lo intento surge algo y termino gastándome el dinero.

B) Empecé ahorrando con ganas para un gasto concreto, pero no he conseguido hacerlo de forma regular.

D) Ahorro regularmente para poder destinar este dinero a emergencias, para el futuro o para cosas puntuales de las que quiera disfrutar.

C) Ahorro todo lo que puedo para tener un colchón de seguridad ¡Quién sabe lo que pasará mañana!

 

Cuando vas al supermercado, tú…

A) No hago nada especial. Compro lo que creo que necesito y lo que me apetece según lo veo en la estantería.

B) Intento no salirme de lo que necesito, aunque suelo darme algún capricho cuando puedo

C) Hago una lista de lo que realmente necesito y me ciño a ella para no hacer compras impulsivas, además de comparar precio y calidad de los productos.

D) Reviso los cupones de descuento vigentes en mi supermercado, comparo precios y tiendo a adquirir más cantidad de productos duraderos para aprovechar las rebajas.

 

¿Sabes cuánto gastas y en qué empleas tu dinero?

A) No, la verdad es que no sé en qué se me va el dinero.

B) Más o menos. Hago una estimación mental aproximada, pero no lo registro en ningún sitio.

C) Llevo un registro de mis gastos, pero a veces me olvido de apuntarlos.

D) Sí. Tengo un registro riguroso de mis gastos, que utilizo para poder medir mi ahorro.

 

¿Cuáles suelen ser tus objetivos a la hora de ahorrar?

A) No me marco ningún objetivo específico de ahorro.

B) Mis objetivos son caprichos o cosas puntuales.

C) Tengo objetivos de ahorro regular y metas puntuales a medio-largo plazo, y divido mi ahorro de forma que pueda alcanzar ambos.

D) Siempre ahorro para tener seguridad el día de mañana.

 

Cuando llega la época de las rebajas, generalmente…

A) Aprovecho todo lo que puedo para conseguir las cosas que quiero al mejor precio, y normalmente acabo comprando de más.

B) Busco las mejores gangas e intento no comprar de más, aunque algunas veces no puedo evitarlo.

C) Pienso en los productos que necesito e investigo online dónde puedo comprarlos al mejor precio antes de adquirir nada.

D) Prefiero comprar lo mínimo posible.

¡Ya está! Ahora suma las puntuaciones de tus respuestas según este esquema: 

Resultados: A) = 1 punto, B) = 2 puntos, C) = 3 puntos, D) = 4 puntos.   

Tu tipo de ahorrador es…  

Ahorrador promesa (0-7):

Tiendes a vivir en el presente y piensas que no te sobra dinero para ahorrar. ¡ERROR! Si quieres conseguir tus objetivos tienes que cambiar esa mentalidad y empezar ahora, la planificación es la base del ahorro. No te preocupes, aún hay esperanza para ti y solo necesitas empezar a crear hábitos de ahorro. Te recomendamos empezar por estos 8 hábitos financieros inteligentes que puedes adoptar fácilmente.

Ahorrador puntual (8-11):

Eres consciente de que tienes que ahorrar, pero no terminas de cogerle el truco. Tienes metas concretas identificadas, pero no cuentas con un plan para alcanzarlas y tiendes a ser un poco impulsivo con ciertos gastos que surgen a lo largo del mes. Ayúdate de algunas técnicas de ahorro como el método Kakebo, que te ayudarán a ponerle nombre a tus gastos y a ahorrar con más control. Y si algún mes tienes un imprevisto, busca opciones cómodas de financiación para tomarte un respiro.

Ahorrador ideal (12-15)

¡Felicidades! Eres un buen planificador y cuentas con distintos tipos de ahorro en función de tus metas a los que haces un seguimiento. Destinas una cantidad fija a posibles imprevistos del futuro, y otra a metas fijas que has decidido establecer y te organizas para, además, poder llevar a cabo proyectos

Sigue así y continúa mejorando tus formas de ahorro para alcanzar mayor libertad económica y poder alcanzar todas tus metas.

Ahorrador precavido (16-19)

Llevas el ahorro a un punto un tanto extremo. Puede que ahorrar dinero se haya convertido en una adicción. Si crees que estás evitando gastar en cosas que realmente necesitas o que tienes un miedo constante a situaciones económicas hipotéticas que puedas sufrir en el futuro, te recomendamos que intentes concederte algún respiro. Siempre se puede disfrutar de forma responsable, y en Oney te ayudamos a encontrar el equilibrio.

Esperamos que este test te haya ayudado a conocerte un poco mejor y a mejorar la gestión de tu dinero. Si te ha interesado este contenido, te recomendamos leer:

Cómo ahorrar aplicando la regla 50-20-30

4 propósitos financieros para el año nuevo

Método Kakebo para ahorrar como un japonés

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.