Método Kakebo para ahorrar como un japonés

Método Kakebo

Si eres de los que intentan ahorrar recurrentemente y pocos meses consigue hacerlo, estás en el lugar indicado.

Quizá hayas oído hablar de las ventajas de aplicar el método Kakebo, una técnica de origen japonés con la que millones de personas consiguen ahorrar hasta 35% de su sueldo mensual. ¿Cómo? Gracias a un seguimiento consciente de su economía diaria, al estilo puramente japonés.

¿Qué es el método Kakebo?

Kakebo, de forma literal significa “libro de cuentas para la economía familiar”. Se trata de un sistema japonés con más de cien años creado por Motoko Hani, periodista y editora de una revista femenina en la que se daban consejos sobre la gestión de las finanzas del hogar. Recientemente ha vuelto a popularizarse gracias a Marie Kondo,  escritora y gurú del orden en el hogar, reconocida en todo el mundo.

Este método se basa en hacer balances económicos en una libreta de ahorro de papel o en una app, registrando todos los movimientos que hacemos con nuestro dinero. Aunque tú puedes utilizar tu propia plantilla Kakebo también se venden libretas Kakebo con plantillas ya definidas.

El método Kakebo se basa en la técnica de gestión japonesa 5S, que en japonés designa cada una de sus cinco etapas:

  • Seiri (Clasificación) – Toma consciencia de los gastos que son realmente necesarios y los que no lo son.
  • Seiton (Orden) – Dispón de la información de tus gastos de forma estructurada.
  • Seiso (Limpieza) – Analiza y reflexiona sobre que gastos puedes eliminar.
  • Seiketsu (Estandarización) – Establece reglas de consumo, para minimizar imprevistos.
  • Shitsuke (Mantener la disciplina) – Se constante, desarrolla una acción continuada y sigue mejorando.

Cómo aplicar el método Kakebo


Compra una libreta o descarga una app donde apuntar tus ingresos y gastos.


Guarda los tickets de compra para que te sea más fácil recordar en qué gastas tu dinero.


Anota en el cuaderno tus ingresos y gastos una vez por semana. Puedes hacerlo en tus dispositivos, pero evita distraerte con otras aplicaciones o programas abiertos en tu ordenador. En ese momento sólo existís tu documento de registro y tú.


Incluye tus gastos fijos mensuales, así podrás identificar lo que es realmente necesario.


Distribuye todos tus gastos en cuatro categorías y asigna a cada una un color determinado: supervivencia (alimentación, alquiler, transporte), cultura y ocio (cine, música), opcionales (ropa, restaurantes, viajes) y extra (imprevistos puntuales).


A principios de mes, establece las “promesas del mes”, pequeñas metas que te servirán de referencia a la hora de reducir gastos. Por ejemplo puedes incluir aquí los gastos opcionales o de ocio, ya que pueden anticiparse y no son completamente necesarios.


Por último, haz un balance de ingresos y gastos a modo de reflexión. Te servirá para entender qué has hecho bien o mal a lo largo del mes en materia de ahorro y consumo.

Además de todos los pasos anteriores, las libretas Kakebo suelen incluir un balance anual donde se resumen las cifras y se escriben las conclusiones sobre los hábitos que se han tenido a lo largo del año.

¿Te animas a aplicar todos estos consejos y empezar a ahorrar como un auténtico japonés?