Cómo ahorrar con el método Harv Eker

Ahorrar método Harv Eker

En las actuales circunstancias, ¿a quién le parece fácil ahorrar? Nunca lo es realmente, pero si algo hemos aprendido en los últimos meses es que siempre hay que tener un margen de ahorro por si llega una eventual crisis.

Para ponértelo un poco más fácil, puedes seguir algunos métodos; como el japonés Kakebo, la regla 50-20-30, o bien el que te presentamos hoy. Un método de ahorro sencillo y sin constricciones: el diseñado por el escritor y empresario Harv Eker basado en la planificación y la anticipación.

¿Quién es Harv Eker y por qué seguir su método de ahorro?

Harv Eker es un empresario, escritor y orador canadiense. Su caso es un ejemplo de superación de la adversidad financiera mediante la reinvención, que recoge en el libro Los secretos de la mente millonaria.

En sus libros, Eker defiende que todo el mundo posee un modelo financiero que marca su relación con el dinero. Es decir, unas pautas interiorizadas que le dictan cómo actuar (o no actuar) en cada circunstancia. ​Al cambiar ese modelo, uno puede cambiar la habilidad para acumular riqueza.


55% en vivienda y gastos fijos básicos

La mayor porción de los ingresos mensuales debe destinarse a gastos básicos. Entre estos gastos se incluye el pago de la vivienda, la cesta de la compra, la factura energética, tasas e impuestos, educación de los hijos, etc.

Para poder ceñirte correctamente al método, es importante tener estos gastos bien estudiados, pues a la planificación se llega por la previsión.

Por tanto, una persona con un salario de 1500€ al mes, deberá fijar un máximo de 825€ para gastos básicos. Esto tiene consecuencias: determinará el tipo de vivienda, por ejemplo, o la cantidad disponible para gastar en la cesta de la compra. Es, quizá, la parte más dura del método de ahorro Harv Eker.


Un 10% para inversiones a largo plazo

Todos los expertos en finanzas coinciden: el dinero inmóvil es un dinero que se está perdiendo poco a poco. Por eso, Eker propone destinar inflexiblemente un pequeño porcentaje de nuestros ingresos a la inversión. Aunque parezca poco, sacar una mínima rentabilidad a un mínimo capital siempre es más que sacar cero, o permitir que se deprecie.

Siguiendo con la hipótesis inicial, para un salario de 1500€ netos al mes, se debería dedicar, por tanto, 150€ a la inversión. Multiplicado por 12 meses, supone 1.800€ al año. Y esta cantidad, invertida en fondos de poco riesgo con una rentabilidad segura, aunque sea pequeña, puede dar buenos frutos después de varios años.


Un 10% para el ahorro

Es importante realizar inversiones seguras para hacer trabajar a nuestro dinero. Pero también es necesario tener disponible liquidez con la que hacer frente a todo tipo de problemas, o cumplir objetivos. Para esta partida, Eker propone reservar el 10% de los ingresos.

Es decir, para el sueldo neto que hemos fijado como referencia, 1.500€, destinaríamos 150€ al ahorro. Este podría integrar nuestro vital fondo de emergencia familiar. O podría colocarse en algún producto financiero líquido, para disponer de él cuando nos fuera necesario.

Como ves, sumando este ahorro al que proporcionan las inversiones a largo plazo del anterior apartado, las cifras ya empiezan a ponerse serias.

A la hora de ahorrar, recuerda siempre lo importante que es establecer previamente objetivos de ahorro. Son los que pueden motivarnos a seguir adelante, y a ver un sentido a apartar nuestro dinero y no gastarlo en lo que nos apetezca.


Un 10% para el ocio

Lo que distingue al método de ahorro de Harv Eker de otros métodos es que tiene en consideración la psicología humana. Las cenas, películas, quedadas con amigos y otros planes también son necesarios.

Para un sueldo de 1.500€ netos mensuales, podríamos, por tanto, gastar 150€ en ocio. Quizá no te parezca mucho, pero es una cantidad que te permite hacer tres planes de 50€ al mes, suficiente para, si tenemos un poco de cuidado, desconectar y relajarnos lo suficiente.


Un 10% para formación

Otra de las consideraciones de Eker consiste en incorporar la formación como una inversión. Y en una proporción tan importante como el ahorro o la inversión en productos financieros. Para Eker, adquirir nueva formación siempre va a generar retornos.

Con 150€ al mes (si continuamos teniendo en cuenta la referencia de ingresos de 1.500€ al mes) uno puede apuntarse a clases muy interesantes que harán crecer su currículo y sus aptitudes. Desde nuevas tecnologías hasta fundamentos de finanzas. Y, además, algunas de ellas pueden sustituir al ocio, como, por ejemplo, si nos apuntamos a talleres literarios para mejorar nuestras habilidades de comunicación por escrito.


Un 5% para donar a causas justas

También, para Eker, donar es invertir. Por eso propone que, de todos los ingresos, un 5% se done a la causa que el ahorrador considere más justa. Si todo el mundo actuara de la misma manera, cada ahorrador estaría ejerciendo una labor microfinanciera para mejorar el mundo.

Un mundo en el que los menos favorecidos disponen de algo de dinero para vivir y consumir, en el que los discapacitados pueden trabajar o los enfermos se curan más rápido y regresan antes a sus vidas cotidianas es, a la postre, un mundo en el que todos salimos beneficiados.

¿Cómo hacer funcionar el método Harv Eker?

Si quieres que el método Harv Eker funcione bien, hay que ser disciplinado. Y la mejor forma de hacerlo es automatizando las transferencias.

Una vez que hayas calculado tus gastos e ingresos, puedes programar una serie de transferencias mensuales con tu banco que vayan destinadas a la financiación, al ahorro, a tu cuenta de gastos, a la ONG que decidas, etc.

Así sólo tendrás que mantener una monitorización responsable. Verás que los resultados empiezan a beneficiarte muy pronto.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Conceptos financieros para no financieros: débito, crédito, descubierto e inversión

Donaciones de padres a hijos: ¿Qué impuestos pagar?

Cómo ahorrar aplicando la regla 50-30-20

Tramos IRPF: ¿Cómo funcionan y cuáles aplican en 2020?