Economía Circular: ¿Puede salvar al planeta?

Economía Circular

Los recursos naturales se agotan mientras la demanda de todo tipo de materias primas aumenta de la mano del crecimiento demográfico mundial.  Algunos ponen el foco en la tecnología como solución. Entre tanto, los economistas ponen el punto de mira en la necesidad de sustituir el modelo productivo actual, basado en el consumo a corto plazo, por otro más responsable: la llamada economía circular.

Economía circular VS Economía Lineal

Para comprender la diferencia entre economía circular, y el modelo tradicional de economía lineal vamos a verlo con un ejemplo:

Economía lineal

Supongamos que necesitas comprar un cuchillo. Una empresa extrae metal del suelo. Otra, funde el metal para crear acero. Otra convierte ese acero en un filo. Otra fabrica un mango de plástico. Otra más ensambla el mango en el filo. Una empresa de transporte conduce el cuchillo, ya terminado, al minorista. Un día decides que necesitas un cuchillo y lo compras a cambio de 5 €. Lo utilizas hasta que comienzas a notar que corta peor. Ya que el afilador te cobra 3 € por arreglarlo, decides tirar el cuchillo viejo y comprar uno nuevo por 5€.  Un camión de la basura lo llevará al vertedero y todo vuelve a empezar.

Este modelo responde a la llamada economía lineal. Por un lado de la cadena, entran recursos. Por el otro lado, salen. Muy pocos permanecen dentro del sistema para cuando ha terminado el proceso.

Economía circular

A diferencia del ejemplo anterior, la economía circular busca evitar la continua entrada y salida de recursos en los flujos económicos.

Según este modelo, el cuchillo se compraría en una tienda de segunda mano, para dar una segunda vida a un artículo. Tras utilizarlo durante un período, gastarías 3€ en afilarlo, no sólo porque es más barato que comprar uno nuevo, sino porque es más sostenible. Una vez que no se pudiera volver a utilizar, el artículo podría depositarse en un punto limpio, donde pudieran recuperar sus materiales para fabricar nuevos productos.

De esta manera, los flujos económicos generan bucles en los que es más sencillo retener los recursos y disminuir el gasto.

Reutilización y reparación: Las bases de la economía circular

La economía circular da una especial importancia a la reutilización y a la reparación en todas las fases de la cadena. Los productos deberán ser fácilmente desacoplables, para poder ser utilizados como nutrientes técnicos. Y lo que no pueda reutilizarse deberá biodegradarse, de forma que regrese a la naturaleza causando el menor daño posible.

También se prima el alquiler de productos, o el sharing, en lugar de la compra. Si además se añade una alimentación energética a través de fuentes renovables, y una concepción del producto que tenga en cuenta su impacto ecológico desde el principio, los beneficios respecto a una economía lineal puede marcar una gran diferencia.

Beneficios para el planeta y para las empresas

La ventaja de la economía circular es que no sólo es beneficiosa para la sostenibilidad del planeta. Se ha demostrado que las empresas que la ponen en marcha también ganan. Reutilizar los recursos abarata el coste de la producción, y eso redunda en el precio al consumidor final.

Por este motivo, muchas empresas apuestan por una innovación que conduzca al modelo circular. 4

Por ejemplo, Apple dispone de un robot con 29 brazos capaz de desacoplar iPhones averiados en 11 segundos, y recuperar sus componentes más valiosos (incluido el oro) para construir dispositivos nuevos. Se calcula que esta máquina ha ahorrado, hasta la fecha, 60 millones de euros al gigante tecnológico.

¿Qué puedes hacer tú para favorecer una economía circular?

Aunque la economía circular ha de ser impulsada por las empresas y administraciones, tú como consumidor puedes actuar siguiendo sus mismos principios.

La economía circular, a nivel usuario, se sostiene sobre las famosas tres erres: reducir, reutilizar y reciclar.

 · Reducir implica pensárselo dos veces antes de decidir si necesitas comprar un producto, o adquirirlo de una forma más sostenible, por ejemplo, evitando aquellos artículos que se presentan sobreembalados con plásticos o que se fabrican con materiales que no se pueden reciclar.

· Reutilizar implica prolongar el uso de los productos al máximo. Reutiliza tus bolsas de plástico. Repara tu ropa y tu calzado. Y, cuando no puedas reutilizarlo más veces, pasa a la siguiente erre…

· Reciclar es lo que hacemos cuando un producto ha llegado al final de su vida útil, pero sus materiales aún son válidos para fabricar nuevos productos. Separar correctamente los residuos para reciclarlos es muy sencillo, y permite grandes ahorros de energía, agua y recursos naturales

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

¿Qué es el IPREM y cómo determina si recibirás una ayuda pública?

Pago aplazado en Create by Ikohs con 3x 4x Oney

Algún día… los carritos de la compra comprarán por nosotros

Conceptos financieros para no financieros: débito, crédito, descubierto e inversión