6 de cada 10 consumidores pagan a plazos en España, Francia, Polonia y Portugal

Estudio pago aplazado en Europa

Los consumidores españoles utilizan entre 6 y 7 medios de pago diferentes al realizar sus compras. Aunque las tarjetas bancarias continúan siendo el medio preferido, otros sistemas -como el pago aplazado– han ganado terreno y se han posicionado como elementos diferenciales para determinar la decisión de compra.

Este y otros datos sobre el uso del pago aplazado en Europa, han quedado recogidos en el estudio Hábitos de pago en Europa realizado por Oney Group entre más de 4.000 encuestados en abril de 2019. El estudio elaborado en colaboración con OpinionWay y Altavia, refleja las tendencias de pago más habituales en Francia, España, Polonia y Portugal.

A continuación profundizamos en las principales tendencias detectadas:


Los usuarios quieren poder elegir su método de pago

En muchos aspectos, el consumidor actual no es igual al de ayer, comenzando por los métodos de pago que utiliza y que reflejan la amplia gama de opciones disponibles hoy en día. De media, los consumidores franceses, españoles, portugueses y polacos utilizan más de 5 métodos de pago diferentes (tarjeta bancaria, dinero en efectivo, cuenta corriente, tarjeta prepago, pago móvil, etc.) para pagar sus compras. 

El consumidor español es el más flexible en este aspecto, llegando a utilizar entre 6 y 7 medios de pago diferentes, dependiendo de la ocasión.

Datos pago aplazado

En lo que respecta a los medios de pago más utilizados, la tarjeta bancaria es por unanimidad el medio preferido para un 71% de los franceses, un 68% de los polacos, un 60% de los portugueses y un 49% de los españoles.

Franceses, españoles, portugueses y polacos, tienen expectativas similares en cuanto a la experiencia de pago. La seguridad, la facilidad y la velocidad al realizar el pago, son los elementos más demandados por todos los consumidores.

En Europa, PayPal continua siendo el método más conocido y utilizado para los pagos entre particulares (Peer to Peer), y se encuntra entre las 5 soluciones de pago preferidas. Solo uno de cada diez usuarios utiliza Lydia, Pumpkin o Splitwise. En Francia, por ejemplo, un 72% de los encuestados utiliza PayPal frente al 9% que utiliza Lydia.


El pago aplazado, elemento clave en la decisión de compra

El estudio confirma que el pago aplazado genera una fuerte expectación en el consumidor y es un activo para las empresas.

El pago en varios plazos se utiliza en Francia (59%), Polonia (60%), España (62%) y Portugal (62%) prácticamente en la misma proporción: 6 de cada 10 consumidores lo utiliza al menos una vez al año.

El pago aplazado se ha convertido en un elemento decisivo en el proceso de decisión de compra. Un 50% de los consumidores europeos, pospondría su compra si la tienda no permite fraccionar la compra, y uno de cada tres elige comercios que ofrecen el pago aplazado como prioridad.


Nuevos medios de pago: seguridad como primer criterio de elección

Los consumidores de los cuatro países encuestados, se muestran cada vez más habituados al uso de medios de pago innovadores: Entre un 10 y un 25% ya ha utilizado en alguna ocasión uno de estos nuevos medios (pago móvil, pago biométrico, pago conectado, pago a través de redes sociales, etc.).

El pago móvil gana terrero: Dos de cada diez españoles ya lo utiliza. El pago móvil está consiguiendo hacerse su propio hueco, lentamente pero con seguridad: se percibe como un medio práctico, pero también como una forma de estar actualizado, sentirse libre y conectado.En Portugal (27%), España (23%), y Polonia (29%), 3 de cada 10 consumidores usan sus dispositivos móviles para pagar. Los franceses son los más reacios, con solo un 12% de usuarios pagando con el móvil. Comida y ropa son los productos más comprados en estos casos.

A pesar de que los consumidores están dispuestos y acostumbrados a pagar de nuevas formas, tanto en tienda como online, 9 de cada 10 esperan encontrar un método de pago seguro, una condición que puede convertirse en una barrera para comprar si no se cumple. Entre las 4 expectativas del cliente, la seguridad es lo primero: seguridad (53%), simplicidad (16%), velocidad (13%) y confidencialidad (12%).

Entre aquellos que se niegan a comprar y pagar online, la seguridad y la confianza siguen siendo las principales preocupaciones para el 28% de los franceses, el 23% de los españoles, el 19% de los portugueses y el 6% de los polacos.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Lotería de Navidad: Todo lo que debes saber si te toca

Nueva Área Cliente Oney: Descúbrela paso a paso

Calendario laboral 2020: Así se organizan los festivos

¿Qué es la CNMV y cuál es su función?