Tramos IRPF 2021: ¿Cómo funcionan y cuáles aplican?

El IRPF es uno de los asuntos que no puede descuidar cualquiera que quiera tener sus finanzas controladas. Por ello, en este post te explicamos cómo funcionan los tramos IRPF, cómo afectan a tu salario mensual y si es cierto o no que tras un aumento de sueldo puedes acabar cobrando menos, si traspasas un tramo de retención.

También añadimos las pequeñas modificaciones en los tramos que el gobierno ha aplicado para este año fiscal vigente.

Si tienes otras dudas sobre impuestos y trámites con Hacienda, recuerda que en este blog ya hemos dedicado algunos artículos a resolver varias de ellas: por qué no debe preocuparte tener dos pagadores en un año a la hora de declarar la renta, qué conceptos desgravan en la Renta, e incluso cómo consultar el estado de una declaración presentada.

Tramos IRPF: ¿Para qué sirven?

Los tramos IRPF, tramos fiscales o tramos para el Impuesto de las personas Físicas, sirven para contribuir a los gastos comunes de un Estado. También se utilizan como herramienta para redistribuir la riqueza. Por eso, la mayoría de las administraciones del mundo aplican el principio de progresividad.

Aplicando el principio de progresividad, aumenta el porcentaje de dinero que Hacienda te retiene a medida que aumentan tus ingresos.

Es decir, el principio de progresividad hace que alguien que cobra 1000€ al mes paga el 10% de sus ingresos en impuestos, mientras que quien cobra 1500 paga el 15%.

Este principio es el que aplica en la fiscalidad española, aunque efectivamente hay otros sistemas. Por ejemplo, si ambos contribuyentes pagasen el mismo porcentaje de su sueldo a Hacienda, pongamos el 13%, se estaría aplicando el principio de proporcionalidad.

De esta necesidad de ir aumentando el tipo de gravamen a media que aumentan los ingresos de un contribuyente, surgen los tramos fiscales.

¿Cómo funcionan los tramos fiscales en España?

Dicho lo anterior, es necesario hacer algunas aclaraciones, porque lo cierto es que es fácil equivocarse.

Sin ir más lejos, el ejemplo anterior es confuso porque nos hace pensar que quien gana 1000 euros pagaría un 10% sobre la totalidad de sus ingresos y quien gana 1500 euros pagaría un 15% sobre la totalidad de sus ingresos. Y no: así no funcionan los tramos.

Para explicarlo con un ejemplo real, en primer lugar, te mostramos cuáles son los tramos IRPF que la ley española aplica a los rendimientos por trabajo en 2021.

Esto quiere decir que, una vez hallada la base imponible (es decir, sus ingresos brutos, menos el mínimo personal, menos las deducciones y reducciones) cada tipo se aplicará en función del tramo que la base atraviese.

 

Un ejemplo:

Si María gana 35.000 € brutos anuales, primero, se le resta a ese salario el mínimo personal estipulado: 5.500 €. Como no tiene hijos ni mayores a cargo, no le corresponde ninguna deducción ni reducción. Por tanto, su base imponible es de 29.500 €.

De esos 29.500 €, se le retendrá el 19% por los primeros 12.450 €. Luego se le retendrá el 24% a su siguiente tramo (hasta los 20.200 €), es decir, sobre 7.750 €. Y, finalmente, se le aplicará el 30% del siguiente tramo al resto de su sueldo, hasta llegar a los 29.500, es decir sobre 9.300 €.

Por tanto, María pagará a Hacienda:

El 19% de 12.450 € = 2.365,5 €

El 24% de 7.750 € = 1.860 €

El 30% de 9.300 € = 2.790 €

Total: 7.915 €

Tramos fiscales fijados para 2021

¿Es cierto el mito de la subida de sueldo que hace perder dinero?

Si has estado atento a la explicación, ya sabes la respuesta. Efectivamente, es imposible que una subida de sueldo te haga perder dinero. Eso sólo ocurriría si el tipo máximo de gravamen se aplicase sobre la totalidad del sueldo.

Si aún tienes dudas, vamos a poner el ejemplo de otro contribuyente:

Se llama Pedro y gana 20.000 € al año. Su porcentaje máximo de retención es, por tanto, el 24%. Entonces le comunican en su empresa una subida de sueldo de 1.000 € al año, con lo que comienza a ganar 21.000 € anuales. Esta nueva cantidad corresponde al tramo gravado con un 30%.

Si estos tipos se aplicasen sobre la totalidad del sueldo, Pedro pasaría de tributar el 24% de 20.000 €, es decir 4.800 €, a tributar el 30% de 21.000 €, es decir 6.300 €. Bajo esta premisa, el sueldo neto de Pedro tras su aumento pasaría de 15.200€ a 14.700€. Un pésimo negocio.

Pero sabemos que no es así. El aumento de Pedro hace que su sueldo atraviese dos tramos. Y sólo se le retendría un 30% por 800 €. Es decir, su sueldo neto con la subida quedaría en 15.960 €.

Por tanto, te apliquen la retención que te apliquen, un aumento de salario siempre es un motivo para celebrar, sin que nada te amargue la fiesta. Ni siquiera Hacienda.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

¿Cuánto deberías tener ahorrado? Calcúlalo con la fórmula Greene

IVA devengado e IVA deducible: ¿Cuáles son las diferencias?

Qué es el IPC y cómo te afecta al bolsillo

¿Cuánto desgrava un plan de pensiones?

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.