Nuevo sistema de cotización para autónomos 2023

Si eres autónomo, seguro que hay un tema que vienes siguiendo desde que saltó a la palestra: la modificación de las cuotas a la Seguridad Social. Desde que el Ministerio de Seguridad Social anunció este cambio, se ha debatido mucho. Ahora que por fin se está poniendo en marcha la medida, muchos autónomos siguen cargados de dudas. ¿Cuánto subirá su cuota en 2023? ¿Desde cuándo? ¿Cómo se calculará la subida? Son preguntas lógicas que tienes que hacerte. En este artículo vamos a intentar responderlas todas.

¿Qué es la cuota de autónomos?

En primer lugar, debes saber que todo trabajador por cuenta propia que se inscriba en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) tiene que cumplir con la obligación de pagar la cuota de autónomos mensualmente y desde el primer día.

Esto es debido a que la cuota de autónomos sirve para cotizar en el sistema de la Seguridad Social y poder acceder a los derechos y prestaciones que se ofrecen en España. Por tanto, al pagar la cuota, los autónomos están contribuyendo a la financiación del sistema de protección social, lo que les permite disfrutar de servicios como atención médica, prestaciones por incapacidad temporal, permisos de maternidad y paternidad, pensiones de jubilación, entre otros.

Además, el pago de la cuota de autónomos es un requisito necesario para cumplir con la normativa española y poder desarrollar la actividad profesional como trabajador autónomo de forma legal. Por tanto, la cuota se liquida generalmente al final de cada mes en las oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social, y el pago se puede realizar mediante domiciliación bancaria o a través de la web de la Seguridad Social.

¿En qué se diferencia la base de cotización del tipo de cotización del Régimen Especial de Autónomos?

Hay que entender muy bien esta pregunta. El motivo es que  de estos dos elementos depende el cálculo de la cuota.  

-La base de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos es la cantidad económica de la que partimos para calcular el porcentaje que vamos a entregar.  Es decir,  la base de cotización es la forma en que se determina la cantidad que el autónomo cotiza y, por lo tanto, afecta a las prestaciones que recibirá en el futuro.

Cuanto más alta sea la base de cotización, mayores serán las cuantías de las que obtendrá en caso de baja, jubilación, permisos, etc. 

-El tipo de cotización del RETA es el porcentaje que se aplica sobre la base de cotización para calcular la cuota de autónomos que debe pagar el trabajador autónomo a la Seguridad Social.

El tipo de cotización lo fija el Estado y siempre es el mismo: en 2023 será el 31,20% de la base de cotización. 

Es decir, si mi base de cotización es de 1000 euros, yo tendré que entregar 312 euros al mes en concepto de cuota de la seguridad social. 

Sin embargo, aquí viene lo difícil, y es la clave del cambio: ¿cómo se calcula la base de cotización? 

¿Cómo se calculaba hasta ahora la cuota de la seguridad social?

Hasta la reforma actual, un autónomo podía escoger la base de cotización sobre la que se le iba aplicar el tipo de cotización. Esto significa que no importaba que ganase mucho o poco: era libre para elegir. Eso sí, dentro de unos márgenes legales: existía un mínimo y un máximo. 

La base mínima en 2022 era de 960,6 euros. Si un autónomo escogía cotizar por esta base, aplicando el tipo  de cotización de entonces, le salía una cuota mensual de 294 euros. 

Por otra parte, la base máxima era de 4139,4 euros. En caso de aplicar el mismo tipo de cotización, la cuota ascendía a 1266,66 al mes.

Si había libertad para escoger la base de cotización, ¿por qué todos los autónomos no escogían la mínima? Esto se explica porque, como hemos dicho, la base de cotización señalaba la cuantía de las prestaciones. Incluida la pensión de jubilación. Un autónomo que cotizase toda su vida por lo mínimo iba a obtener una pensión muy exigua. Por eso era común cotizar el mínimo los primeros años del RETA, cuando se tienen más dificultades, y cambiar a bases más altas según avanzaban los años. Porque los únicos que computaban para calcular la pensión eran los 15 últimos. 

¿Cómo se va a calcular ahora la cuota de autónomos en 2023?

A partir de el Real Decreto-ley 13/2022, de 26 de julio, lo de escoger la base de cotización libremente entre un máximo y un mínimo se ha terminado. El espíritu de la ley pretende que uno autónomo cotice por los ingresos que realmente gana, en lugar de hacerlo a su elección. Esto pretende evitar que trabajadores que ingresan menos de mil euros mensuales tuvieran que hacer frente a cuotas de casi trescientos euros, mientras que otros cuyos honorarios superasen los 10.000 tuvieran la misma cuota. 

A partir de ahora, el sistema buscará la progresividad, al igual que el del IRPF.

15 tramos de ingresos para fijar la base de cotización

En primer lugar, para determinar la cuota que corresponde a cada trabajador autónomo, se han establecido 15 tramos de cotización que se basan en la previsión de ingresos de cada uno. En los primeros tramos, la cuota se reducirá con respecto a la base mínima de 2022, mientras que en los tramos más altos, la cuota aumentará.

¿Esto quiere decir que el autónomo ya no tiene ninguna libertad? No tiene tanta libertad, pero alguna le queda. Cada uno de los 15 tramos tiene una base de cotización mínima y una base de cotización máxima. 

Es decir, para calcular la cuota de autónomos que tocará pagar, tienes que seguir estos pasos

-Primero, hallar en qué tramo de ingresos reales te encuentras. 

-A continuación, escoger la base de cotización, dentro de lo que tu tramo tiene permitido. 

-Por último, aplicar el tipo de cotización del 31,20 %

Por cierto que, con la intención de no imponer este cambio con excesiva brusquedad, la ley prevé una aplicación del sistema paulatina, en tres años (2023, 2024, 2025). Durante este período, la brecha entre las cotización mínimas de los tramos bajos y los tramos altos se irá abriendo. 

¿Cómo se calcula el tramo al que pertenece cada autónomo?

Vamos a centrarnos en los autónomos en estimación directa, que son los más comunes. 

Para conocer tus tramos de cotización, debes calcular tus ingresos reales. La Seguridad Social indica las instrucciones para hacerlo:

-Primero, tienes que tener en cuenta todos los ingresos netos obtenidos de las diferentes actividades realizadas como autónomo (lo declarado en el IRPF), restando los gastos. 

-A continuación, se debe sumar el importe de las cuotas abonadas a la Seguridad Social. 

-Y por último restarle una deducción en concepto de gastos genéricos del 7% (3% en el caso de los autónomos societarios). 

(Ingresos – gastos + cuota anual) – 7% = ingresos reales

Por ejemplo, un fotógrafo que haya ingresado 40.000 euros en 2022, habiendo incurrido en 5.000 euros de gastos en material, y habiendo pagado la cuota de la base mínima de cotización (294 euros al mes, 3528 al año), obtendría los siguientes ingresos reales: 

(40.000 – 5.000 + 3528) – 7% = 35831,04 €

Después de dividir este resultado entre doce mensualidades (2985,92 €), ya sabríamos en qué tramo situar a este autónomo. 

Tablas de tramos y cuotas mínimas de autónomos en 2023

Las cuotas mínimas correspondientes a los 15 tramos para 2023 son las siguientes. Es importante insistir en que esto cambiará en 2024 y adquirirá sus cifras definitivas en 2025. 

¿Qué pasa si la previsión de ingresos de mi tramo no corresponde con la realidad?

La previsión de ingresos se hace a principios de año. Pero si, por cualquier motivo, un autónomo puede ganar más o menos de lo que esperaba a lo largo tantos meses. Por esto, al final del año, el autónomo tendrá que presentar una especie de declaración para regularizar sus cotizaciones a la seguridad social. Es decir, si ha ganado más de lo esperado, tanto como para “subir de tramo”, tendrá que aportar la diferencia. Y, si ha ganado menos, podrá esperar una devolución.

En el caso de este año que entra, 2023, si un autónomo se encuentra de alta el 1 de enero, debe comunicar sus rendimientos antes del 31 de octubre del mismo año a través de este portal.  Por tanto, si necesita comunicar un cambio porque sus rendimientos suponen una base de cotización diferente a la que venía cotizando, debe solicitar dicho cambio y comunicar su previsión de rendimientos netos anuales, en promedio mensual, antes del 28 de febrero

De esta manera, no será necesario realizar una posterior regularización de las cuotas. De no hacerlo, podría suponer un buen hachazo repentino a sus ingresos, en caso de que haya pagado menos cuota de la correspondiente. 

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Modelo 210: Impuesto sobre la Renta de no Residentes, no Residentes sin establecimiento permanente

Guía completa del modelo 145 del IRPF

Modelo 303 del IVA: todo lo que debe saber

Buenas noticias para los jubilados mutualistas: esta es la casilla clave en la Renta para recuperar 4.000 euros

Cookies de otro planeta

En el blog de Oney utilizamos cookies (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, analizar tu navegación y mostrarte contenido personalizado en base a nuestra oferta de productos y servicios. Consulta nuestra política de cookies para más información.