Seguridad en pagos online: Punto clave para los consumidores

Seguridad en pagos online

El futuro de las transacciones financieras se está decidiendo ahora mismo, a medida que las nuevas tecnologías se consolidan en la vida cotidiana de los consumidores. Ya nadie duda de que el pago digital ha llegado para quedarse. Pero también existen dudas e inconvenientes. El principal es la seguridad en pagos online. Mientras los expertos hablan de que el perfil del clásico atracador de bancos va a desaparecer, los ciberdelitos se han multiplicado en los últimos años.

Los resultados del estudio  “Medios de pago en Europa”, elaborado por Oney en cuatro países europeos incluyendo España, muestran la preocupación real de los usuarios en materia de seguridad al hacer sus compras online. Vamos a analizarlos.

Seguridad en pagos online: principal preocupación

La primera gran conclusión del estudio, es que la seguridad en pagos online preocupa, y mucho. 9 de cada 10 consumidores desean que sus pagos, más que cualquier otra cosa, sean más seguros. La seguridad se sitúa por encima de la velocidad y de la sencillez entre las exigencias de los consumidores.

Esto quiere decir que, si un medio de pago resulta más complejo y más lento, pero garantiza la seguridad, será probablemente el preferido por el consumidor.

Al mismo tiempo, la percepción de que un medio es seguro se afianza lentamente en las costumbres de sus usuarios. Posiblemente este sea uno de los motivos para que la tarjeta de crédito siga siendo el medio de pago más utilizado, aún por encima de otros más novedosos.

Compra online, sí. Pero con seguridad

El estudio “Medios de pago en Europa” es claro con la cifra: uno de cada cuatro consumidores compra online cuando tiene opción de hacerlo. Resulta sorprendente el hecho de que los compradores empiezan a sentirse más satisfechos con su experiencia de compra online que al acudir a tiendas físicas.

¿Cómo influye en esto la seguridad?

Según nuestro estudio, la garantía de pago seguro constituye un importante factor en la decisión de compra online.

Para un 39,9% de los europeos encuestados, un pago seguro garantizado es fundamental a la hora de decidirse a comprar en un lugar o en otro. En España, el dato es ligeramente inferior, un 36% no comprará online si no tiene la seguridad garantizada.

La seguridad en tiendas físicas

El contacto humano y la calidad del servicio que se obtiene en una tienda continúa considerándose importante. Uno de los momentos de ese contacto es el pago: aunque muchas tiendas cuentan ya con sistemas automatizados, pagar a un dependiente sigue contando con la opinión favorable del consumidor.

Entre los muchos motivos de esta tendencia, se encuentra la seguridad. Al 47% de los consumidores portugueses le gusta pagar directamente a un dependiente por la sensación de seguridad que esto otorga, por encima de un medio automatizado, sin otra persona intermediaria.

En España, ese porcentaje cae al 41%, pero sigue siendo alto, lo que confirma que el contacto humano, además de identificarse cono un buen trato, mejora la percepción de seguridad.

Pago móvil: persisten los miedos respecto a la seguridad

El 40% de los usuarios se siente atraído por el pago móvil, pero, a la hora pasar por caja, sigue recurriendo a la tarjeta de crédito.

Es posible que esto se deba a que el pago con móvil aún plantea zonas de sombra en el conocimiento del consumidor. Y una de ellas está relacionada directamente con la seguridad.

Según las respuestas del estudio “Medios de pago en Europa”, a un 40% de los europeos encuestados le preocupa que hackeen su dispositivo (robo de datos).

Y es prácticamente igual al miedo a que el móvil sea robado (41,75% de los encuestados). Esto significa que la proliferación de ciberdelincuencia está calando en las conciencias de los consumidores.

Medios de pago innovadores, y más seguros

Cuando hablamos de los medios de pago del futuro próximo, pensamos inmediatamente en la seguridad biométrica. Es decir, en aquellos parámetros personales e intransferibles que permiten identificar a una persona sin lugar a dudas: huella dactilar, iris, voz, reconocimiento facial, etc.

Un 24,25% de los consumidores dicen mostrarse abiertos a adoptar estos nuevos sistemas como medio de pago habitual, incluyendo el pago mediante huella dactilar, mediante reconocimiento de iris, reconocimiento de voz… e incluso chips implantados.

Mientras tanto, la seguridad depende sobre todo de nuestros hábitos

Como decíamos más arriba, los delitos cibernéticos se multiplican al mismo ritmo que se expanden las transacciones digitales. Se establecen nuevos marcos legislativos, como la PSD2, basados en una «strong customer autentification», se consolida la seguridad biométrica, se investigan nuevas posibilidades, como las divisas basadas en blockchain… Pero lo cierto es que, mientras tanto, la responsabilidad individual sigue siendo la mejor forma de estar seguro.

Seguir consejos de seguridad como mantener todos nuestros dispositivos actualizados, utilizar contraseñas complejas, recurrir a sistemas de doble autenticación o comprar sólo en páginas de confianza (que utilicen protocolo https) resulta fundamental a la hora de mantener nuestras cuentas seguras en cada transacción.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

El 85% de los españoles pagarían más por productos sostenibles

¿Cuáles son los medios de pago más usados en Europa?

6 de cada 10 consumidores pagan a plazos en España, Francia, Polonia y Portugal