Del open banking al open finance. ¿Qué es la PSD3?

Parece que fue ayer cuando estábamos hablando de la normativa europea de pagos PSD2, y resulta que hoy ya tenemos que hablarte de la PSD3. Quizá recuerdes que aquella directiva, Payment Service Directive 2 (Directiva de Servicios de Pago 2) hacía referencia a una nueva forma, más segura, de realizar transacciones económicas en Internet, que daba lugar al llamado open banking. Desde que la PSD2 se implantó en 2019, el comercio online ha crecido exponencialmente impulsado por una pandemia y sus confinamientos, lo que ha puesto a prueba la seguridad y eficacia de los medios de pago online. Con lo aprendido, gracias a la experiencia de la PSD2, se pretende ahora extender sus virtudes a otros ámbitos financieros más amplios que la banca: esto es lo que se llama open finance. Vayamos por partes. 

¿Qué es el open banking?

Muy esquemáticamente, vamos a explicar qué es el open banking, el concepto que se derivaba de la aplicación de la PSD2 a nuestras transacciones cotidianas. 

En primer lugar, tenemos una directiva europea que, como tal, es de obligada aplicación en los países miembros. La Payment Solutions Directive 2 tenía como objetivo, según la Autoridad Bancaria Europea (EBA), conseguir que los pagos electrónicos fueran seguros, fáciles y eficientes

Para lograr esto, la PSD2 se servía de los avances tecnológicos para imponer que, en cada transacción, existiera una Strong Customer Autentication, es decir, una autenticación fuerte de usuario. Por eso, desde que se implantó la PSD2, al comprar por internet, las pasarelas de pago te exigen dos formas combinadas de identificarte: tu contraseña y un código de SMS, o tu contraseña y tu huella dactilar, o dos contraseñas distintas (un PIN y una firma electrónica), etc. A esto se le llama Autenticación de Dos Factores (2FA).  

Para ti, significa que hay eslabones que dejan de ser necesarios en esta cadena. Por ejemplo, la tarjeta de crédito; pronto podrá generalizarse el pago sin más elementos que un DNI y una huella dactilar, por ejemplo.

Y esto es solo lo que tú ves. Pero la mecánica de este nuevo proceso permite una mayor agilidad al efectuar los pagos, porque muchos intermediarios desaparecen. De hecho, se llama Open Banking porque ahora las cuentas bancarias se abren de forma segura (a través de unas aplicaciones denominas API) para que quienes necesitan cobrarte una cantidad puedan acceder a ellas.

Más seguridad, más transparencia, y más posibilidades de identificar y subsanar fraudes

¿Qué son las open finance?

Si el open banking significaba que había proveedores de confianza que podían entrar de forma segura a tus cuentas de pago, el open finance les abre la puerta a más información de naturaleza financiera, como por ejemplo inversiones, impuestos o seguros. 

Las finanzas abiertas serían, pues, una extensión de la banca abierta. Permitirían el intercambio de datos en una variedad más amplia de bienes y servicios financieros. El open finance constituye un concepto menos definido (al menos, de momento) que el open banking, porque implica una gama mucho más amplia de datos, productos y servicios, que abarcan todo el sector financiero. Esto se traduciría en mejores servicios al cliente, pagos y bienes financieros.

Es lo que defiende la EBA, por el enorme potencial que encuentra en el open finance. 

¿Qué ventajas traerían las open finance?

Tanto los proveedores de servicios financieros como los consumidores se beneficiarían de un intercambio de datos más ágil y transparente. Por ejemplo:

  • Mayor agilidad en la apertura de cuentas, ya que pueden consultar de forma rápida y fiable los datos del solicitante.
  • Conocer el perfil de un cliente en profundidad. Las instituciones financieras pueden comprender mejor el comportamiento económico de las personas, por ejemplo, cómo realizan transacciones, qué productos y servicios tienen más demanda…
  • Inclusión de datos financieros más ágil. Muchos datos se incorporarán de forma automática a la ficha del cliente.
  • Personalización de servicios y productos. Generar una oferta atractiva y exclusiva para fidelizar a los clientes. 
  • Automatizar procesos, para una resolución más eficiente de cualquier transacción, con menos papeleo y tiempos de respuesta más cortos.
  • Evaluación más precisa de la solvencia del cliente, para concederle o denegarle financiación de una manera más justa y menos arriesgada.
  • Asesoramiento financiero, más económico, preciso y completo. 
  • Toma de decisiones automatizada, que permita mayores beneficios económicos para el cliente.

¿Qué retos tienen por delante las open finance?

La Autoridad Bancaria Europea, además de destacar el enorme potencial de las financias abiertas, se ha apresurado a marcar los retos que determinarán su regulación en la PSD3. Las lecciones aprendidas tras la aplicación de la PSD2 serán un buen punto de partida. 

Lo importante es delimitar con precisión a cuánta información podrán acceder los proveedores y qué exigencias deberán imponerse a las aplicaciones (API) que permitan su entrada (recordemos que la Strong Customer Autentication era una de las exigencias que implicaba la PSD2). 

Además de esto, hay dos puntos de fricción que pueden dar problemas al desarrollo de las open finance: 

El primero es la posible tensión entre plataformas. Los consumidores, los reguladores, los gobiernos, los proveedores de datos y los proveedores externos formarán un complejo ecosistema financiero abierto en el que los malentendidos pueden ser inevitables. La cantidad de conectores API necesarios para que la información sea realmente abierta pueden generar conflictos de interés entre ellos.

Lo segundo es la necesidad de que las entidades financieras y empresas fintech se adapten a una normativa en rápida y constante evolución, de forma ágil y responsable. Si alguna parte interesada viola las reglas, el ecosistema de banca abierta puede sufrir una pérdida financiera o de reputación.

En cualquier caso, la Comisión Europea ya está en marcha para tratar de limar estas aristas. En 2021 lanzó una “call for advice”, o solicitud de asesoramiento entre las autoridades europeas. La EBA ha respondido con más de 200 medidas con las que reformar la actual PSD2 de una manera que responda a todos los intereses por igual. 

Si todo prospera, esto puede ser el germen de la nueva PSD3. Llegado el caso, no dudes de que nos remangaremos para explicarte sus implicaciones en tu vida cotidiana.  

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

¿Cómo se calcula la paga extra?

PcComponentes, nuevo partner de pago aplazado 3x 4x Oney para su marketplace

IPREM 2023 ¿Qué es y cómo determina si recibirás una ayuda pública?

Tramos IRPF para 2023: ¿Cómo funcionan y cuáles aplican?