Cómo ahorrar aplicando el reto de las 52 semanas

Reto de las 52 semanas

Uno de los temas habituales de nuestro blog, es el ahorro. Porque, ¿a quién no le viene bien aprender algunos trucos interesantes para ahorrar un poco más de la cuenta? Ya hemos hablado de varios de ellos, como el Harv Eker, el método Kakebo o la norma del 50-20-30. Hoy te presentamos algo diferente.

En este artículo vamos a hablar de un plan de ahorro más concreto tanto en la cantidad a ahorrar como en el plazo para conseguirlo. Si tienes un objetivo no demasiado ambicioso con un plazo de un año (pagarte un viaje, la entrada para un coche, un ordenador nuevo, alguna reforma en la casa) puede ser ideal. Nos referimos al reto de las 52 semanas.

Un método de ahorro en forma de reto muy popular en EEUU

Los métodos de ahorro que hemos tratado hasta ahora están basados en compartimentar. Es decir, tú tienes unos ingresos y debes dividirlos de forma sensata, para seguir pagando los gastos vitales y poder reservar una parte que tenga un impacto positivo en tus futuras cuentas.

El reto de las 52 semanas, por el contrario, no se basa en la compartimentación, sino en la gamificación. Por eso se llama reto. Se trata de superarte a ti mismo ahorrando un poco más cada semana, de una forma que apela a tu motivación y que concentra el mayor esfuerzo al final.  Algo así como entrenar para correr una media maratón.

Se trata de una forma de ahorrar muy popular en EEUU. En nuestro país prácticamente pasaba desapercibida hasta que recientemente ha aparecido mencionada en un libro: Ahorradoras, de María Pilar Amela Gasulla.

¿En qué consiste el reto de las 52 semanas?

El reto de las 52 semanas es un sencillo método de ahorro, muy eficaz, que además ayuda a crear el hábito constante de ahorro. Consiste en segmentar el año en las 52 semanas que tiene, y ahorrar tanto dinero como el número de semana en la que te encuentras.

Uno comienza por comprarse una hucha o abrirse una cuenta que sea fácilmente operable por internet.

Y, entonces, en la primera semana, guarda en ese depósito un euro. En la segunda semana, dos euros. En la tercera, tres. Y así hasta llegar a apartar 48 euros en la semana 48, 50 euros en la semana 50… hasta guardar 52 euros en la semana 52.

La cantidad total que contendrá ese depósito, pasado un año, es de 1.378 euros. El progreso de acumulación de dinero es el siguiente:

Claves del reto de las 52 semanas

Como puedes ver en la tabla, el reto de las 52 semanas es especialmente llevadero al principio. Durante las primeras semanas no te exigirá ningún esfuerzo. Como contrapartida, la sensación de progreso no será demasiado perceptible, pues esa hucha no llegará a tener 100 euros hasta que lleves ya más de tres meses ahorrando.

Sin embargo, no debes confiarte. En el último trimestre del año la presión sobre tu bolsillo será mayor. Sólo en el último mes tendrás que depositar en la hucha más de 200 €. Lo bueno es que tendrás el fin mucho más cerca, el progreso te parecerá más rápido y verás la hucha más llena.

En este sentido, te recomendamos que calcules cuándo empiezas el reto para que no te coincidan las últimas semanas con una época del año especialmente propicia para el gasto (por ejemplo, Navidad).

Lo bueno de este método es que consolida una rutina de ahorro, y que los resultados son muy predecibles, por lo que sirve para cumplir objetivos de forma muy clara.

Otras variables del reto de las 52 semanas

Te habrás dado cuenta de que este reto es perfectamente personalizable, ¿verdad? Si el objetivo de 1.378 eurosno es suficiente para cumplir tus objetivos, puedes alterar las cifras o buscar otros patrones que te acerquen más a la cantidad que necesitas.

Si necesitas ahorrar más

Por ejemplo, puedes multiplicar el número de semana por uno coma y el mismo número de semana. Es decir: la primera semana, ahorras 1 € multiplicado por 1,1. La segunda semana, 2 € multiplicados por 1,2. La tercera semana, 3 € multiplicados por 1,3. Siguiendo este patrón, la semana 48 no depositarías en la hucha 48 €, sino 71,04. Y en la semana 52, depositarías 52 x 1,52 = 79,04 €. El reto seguiría siendo llevadero (algo menos), pero la cantidad ahorrada aumentaría.

Si no quieres pegarte un achuchón al final

Si, por otro lado, piensas que te vendría mejor un ahorro más constante, puedes transformar el reto de las 52 semanas en un proceso de 52 ciclos iguales.  El primer día, colocas un euro en la hucha. El segundo día, colocas dos euros. El tercero, tres. Así hasta el último día de la primera semana, el séptimo, en el que depositas siete euros.

¿Y qué pasa cuando empieza la segunda semana? Que vuelves a comenzar: el lunes, un euro; el martes, dos euros…

De esta forma, el ahorro es más constante: exactamente 28 euros cada semana, lo que se traduce en un acumulado de 1.456 € en un año.

Tú eliges cómo adaptar la fórmula, ¡el ahorro está ahora en tu mano!

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

¿Qué es el IPREM y cómo determina si recibirás una ayuda pública?

Conceptos financieros para no financieros: débito, crédito, descubierto e inversión

Donaciones de padres a hijos: ¿Qué impuestos pagar?

Cómo ahorrar aplicando la regla 50-30-20