¿Invertir en Bolsa es recomendable para todos?

Esta pregunta tiene dos respuestas: la corta y la larga. La corta consiste en un monosílabo: NO. La larga va seguida de un pero: No, PERO cualquiera puede aprender a manejarse en Bolsa si estudia y se esfuerza lo suficiente.

¿Por dónde empezar a entender la Bolsa?

Lo primero que debes entender es que, sobre todo al principio, tienes más posibilidades de perder dinero que de ganarlo. Por eso mismo, los expertos honestos siempre te aconsejarán que, llegado el momento, empieces a invertir con un perfil muy conservador, y te prepares para encajar anímicamente las pérdidas. Con el tiempo ya aprenderás cómo administrar tus esfuerzos para lograr beneficios sostenidos y cómo encajar las derrotas.

Una de las formas de controlar tus gastos es a través de tus extractos mensuales o  movimientos bancarios de tus cuentas y tarjetas. Los gastos en efectivo se pueden agrupar en un concepto de extracción de cajero, ya que previamente has debido de sacar el dinero de tu cuenta. No obstante, la mejor forma es intentar pagar todo con tu tarjeta de crédito para contar con cada registro de gasto que realices y de forma individual.  

Por el mismo motivo, debes ser muy precavido con aquellos intermediarios que te prometen cubrirte de oro en pocos días. Invertir en Bolsa es un trabajo y, como tal, exige esfuerzo a cambio de obtener ingresos, no hay milagros. Recuerda que los particulares no pueden jugar por sí mismos en bolsa, han de depositar siempre sus inversiones a un intermediario. Confía en uno que tenga una reputación avalada por trayectoria. 

¿Pero qué tal si antes de invertir lees un poco?

Está bien que nos leas, pero no te fíes únicamente de lo que te dicen en Internet. Ni qué decir tiene que en un volumen de 400 páginas se puede profundizar mucho más en un tema que en un post de 400 palabras. Y, en el caso de la Bolsa, lo que profundices puede ser clave para conservar tu dinero y sacarle rentabilidad. Hay muchos libros sobre finanzas personales que pueden ayudarte a ampliar tus conocimientos sobre el tema.

Te recomendamos dos: El inversor inteligente, de Benjamin Graham y Leones contra gacelas, de José Luis Carpatos. Ambos han sido publicados por Deusto y te aportarán la base que necesitas para sentirte más seguro.

Los experimentos, con gaseosa  

Ningún piloto novato se pone a los mandos de un 747 sin haber pasado antes por el simulador. De la misma forma, para un inversor primerizo es aconsejable dedicar una buena cantidad de tiempo a jugar al mercado de valores con dinero virtual. Existen webs y aplicaciones las que podrás practicar y aprender con cuentas demo, sin arriesgar ni un céntimo.

Pero para que les saques el partido adecuado a estas herramientas, debes seguir siempre una norma: utilízalas como si el dinero que jugases fuera real. Es decir, juega con prudencia, analiza exhaustivamente cada movimiento que hagas, invierte un volumen de dinero parecido al que manejarías en la vida real. Y, sobre todo, no te precipites en dar el salto a las cuentas reales: espera a tener buenos resultados sostenidos en el tiempo y confianza en tu estrategia.

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.