¿Cuál es la diferencia entre economía y finanzas?

economía y finanzas

Tener una buena base de cultura financiera es necesario para comprender cómo funciona el dinero, cómo debemos tratarlo para beneficiar su crecimiento y cómo actuar para no ponerlo en riesgo. La diferencia entre economía y finanzas, por ejemplo, es importante para comprender el peso real de cualquier problema relacionado con este tema, y es un buen punto de partida sobre el que desarrollar una cultura financiera sólida.

En este post lo explicamos:

Situación económica vs. Situación financiera

El matiz que distingue lo económico de lo financiero no es demasiado grande, pero, en la práctica, puede suponer una gran diferencia. Lo primero que cabe explicar es que lo financiero es una parte de lo económico, es decir, la economía engloba dentro de sí a las finanzas.

La economía real se refiere al intercambio de bienes y servicios por dinero. Cuando incluimos al sector financiero, obtenemos la posibilidad, además, de adquirir un bien o un servicio y aplazar en el tiempo el intercambio de dinero para pagarlo.

  • La situación económica es un término no demasiado técnico, que suele hacer referencia a la riqueza de un sujeto, es decir, al conjunto de bienes, monetarios o no, que integran su patrimonio: su dinero, sus casas, sus inversiones financieras, etc.
  • La situación financiera, por el contrario, se referiría tan sólo a la parte de esa riqueza que puede convertirse inmediatamente en dinero efectivo, es decir: los bienes líquidos.

Vamos a ver esta diferencia con un ejemplo práctico:

⇒ Imaginemos que Jorge acaba de recibir en herencia un piso céntrico por valor de 1.000.000 € y una casa en la playa tasada en 200.000 €. Su riqueza parece envidiable.

Sin embargo, el pago de los impuestos de sucesión ha hecho descender su cuenta de dinero efectivo a 4.000 €, por lo que su liquidez no es tan boyante, dado que la mayoría de su patrimonio proviene de propiedades inmobiliarias.

⇒ Por el contrario, Paula vive de alquiler en Madrid, tiene una casa en su pueblo valorada en 50.000 € y unos ahorros en el banco que alcanzan los 80.000 €, además de un plan de pensiones que le da la opción de capitalizar inmediatamente la cifra de 20.000 €.

La situación económica (riqueza) de Paula es más modesta que la de Jorge, pero su situación financiera es mejor.

Problema económico vs. Problema financiero

Un problema financiero se presenta cuando hace falta liquidez inmediata y no se dispone de ella. En ese caso, dependiendo de la solvencia que uno tenga (la capacidad para solventar deudas), ese problema será más o menos grave.

Si el sujeto es solvente, el problema financiero desaparecerá cuando consiga más ingresos o convierta alguno de sus bienes en dinero efectivo; es decir, todo quedará reducido a un problema temporal. Pero cuando el sujeto, además de tener un problema financiero, resulta que no es solvente, decimos que tiene un problema económico. Es decir, esa persona no es capaz de responder a sus gastos o a sus deudas ni con sus propiedades ni con sus ingresos.

Volvemos a verlo en un ejemplo práctico:

⇒ El protagonista del ejemplo anterior, Jorge, acaba de cambiar de trabajo y necesita urgentemente comprar un coche para llegar a la oficina, que está lejos de su casa. Pero sólo tiene 4.000 euros en el banco. ¿Le impedirá esto a Jorge aceptar su nuevo puesto de trabajo? No. En primer lugar, porque cualquier entidad financiera que estudie el riesgo de concederle un préstamo, se dará cuenta de la solvencia que le proporciona su riqueza. Jorge puede alquilar su piso céntrico y obtener una buena renta, mientras él se va a vivir a un apartamento en alquiler.

Con todos esos ingresos, la cuenta de dinero efectivo de Jorge se incrementará y podrá pagar la letra de su nuevo coche (o incluso amortizar el préstamo si lo desea) en pocos meses.

⇒ Por el contrario, Paula decide lanzarse a emprender e invierte 60.000 euros en crear una Todo parece marchar correctamente, cuando de repente, cuando aún no ha empezado a facturar, recibe una multa por infracción grave. La multa asciende a 100.000 €. Paula sólo posee 20.000 € en el banco y la posibilidad de capitalizar otros 20.000€ de su plan de pensiones. Por lo tanto, tiene un problema financiero.

Pero, además, las propiedades inmobiliarias de Paula se reducen a la casa de su pueblo, que está tasada en 50.000 € y cuyo alquiler no le reportaría más que 450 € al mes. Por tanto, el problema de Paula no es de carácter temporal: Paula tiene un problema económico.

Como nos gustan los finales felices, imaginemos que Paula recurre la sanción y evita tener que abonar la multa, eliminando su problema financiero y su problema económico de un plumazo.

A partir de ese momento, financia su empresa con sus ingresos, sin necesidad de recurrir a su patrimonio ni pedir prestamos adicionales; esto quiere decir que Paula tiene solvencia técnica (si tuviera la necesidad de refinanciarse o vender activos para cubrir las deudas, diríamos que tiene solvencia efectiva).

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Dos pagadores y Hacienda: ¿Te afectará en la declaración de la renta?

¿Qué son el IBAN, SWIFT, BIC y CCC?

Crisis económica en España ¿Hay motivos para creer que llegará?

¿Qué es una startup y qué tengo que saber antes de invertir en ella?