¿Qué es el consumo inteligente y cómo aplicarlo?

Consumo inteligente

Seguro que recientemente has oído hablar sobre la tendencia del consumo inteligente. No se trata solo de ser más sostenible, sino de optimizar tiempo y dinero a la hora de consumir. Se trata de analizar con ojo crítico antes de decidir y utilizar las nuevas tecnologías como herramienta para conseguirlo.

¿Quieres saber más sobre el consumo inteligente?

El consumidor inteligente: ¿Cómo es?

Crítico: como consumidor examina las diferentes opciones disponibles para cubrir sus necesidades, y busca información para tomar las mejores decisiones de compra.

Sostenible: realiza un consumo que permite el ahorro de energía y agua. Reduce el impacto en el medio ambiente y en su economía personal.

Solidario: intenta adquirir productos elaborados artesanalmente o producidos por empresas socialmente responsables.

¿Cómo llevar a cabo un consumo inteligente?

       A continuación, te vamos a dar unos consejos clave para
convertirte en un consumidor inteligente.

  • Trabaja tu educación financiera y la de los tuyos
    El primer consejo para consumir inteligentemente es gestionar tus finanzas inteligentemente. Comprender tus finanzas personales te ayudará a optimizar su gestión, a entender dónde y cómo puedes ahorrar, qué productos financieros utilizar en cada caso y a tomar decisiones adecuadas en este ámbito. Hoy en día es muy fácil. Existen libros de finanzas para todos los gustos y muchos cursos online.
  • Ayúdate de la tecnología como herramienta
    Actualmente existen un gran número de apps para llevar un registro detallado de tus finanzas o monitorizar tu consumo de agua y energía. También existen gadgets como termómetros inteligentes, que puedes regular desde tu móvil para controlar la temperatura de tu hogar y optimizar el consumo. Otros, apagan un aparato cuando no se está utilizando, o las luces de una habitación si está vacía.
  • Gestiona activamente tus finanzas personales
    No dejes que el dinero se te vaya de las manos sin saber cómo. Puedes utilizar aplicaciones para llevar un registro de tus finanzas personales. También informarte sobre productos financieros que se adapten a tus necesidades de consumo. Algunos como la Tarjeta Alcampo, Tarjeta Decathlon, Tarjeta Simply, Tarjeta AKI o Tarjeta Club Leroy Merlin pueden ayudarte a regular los pagos de tus compras y ahorrar al mismo tiempo.
  • Busca la sostenibilidad
    Una forma de ahorrar y ser sostenible con el medio ambiente es buscar productos orgánicos sin excesivos envases o empaquetados. Cada día más superficies se unen a esta tendencia. No solo estarás reduciendo la basura que generas, también estarás ahorrando gracias a la reutilización de envases o bolsas.
  • Respeta la estacionalidad de los alimentos
    Actualmente es posible adquirir casi cualquier alimento durante todo el año, pero si quieres practicar un consumo inteligente, te recomendamos no comprarlos fuera de estacionalidad. Los alimentos fuera de estación son más caros, tienen menos propiedades y para tenerlos en tienda se produce un impacto ambiental mayor.
  • Compara antes de comprar
    Con Internet es sencillo y rápido comparar precios del mismo producto o servicio en diferentes tiendas. Además, es bueno informarse bien sobre las características del producto y su calidad. Consultar opiniones de consumidores anteriores, te ayudará a hacer una buena compra.
  • Conoce tus derechos como comprador
    Debes saber que los comercios deben informar de las formas de pago disponibles. Además, el precio de los productos debe incluir los impuestos y las tasas. Guarda siempre el justificante de pago, para poder hacer un cambio o reclamar, ya que existen dos años de garantía en todos los productos que adquieras dentro de la Unión Europea. Estos derechos se aplican también a las compras por Internet y a las rebajas.

¿A qué esperas para empezar a practicar el consumo inteligente?

Si quieres leer más sobre consumo inteligente, te recomendamos:

– Ugly food: ¿qué es y por qué te interesa?
– Trucos para ahorrar dinero y energía en casa
– Cuatro tendencias que han cambiado la forma de consumir