Cómo ahorrar en la factura de la luz

Ahorrar en la factura de la luz

La forma de consumir electricidad en los hogares se encuentra en un momento de transición. A partir del 1 de abril, entrará en vigor el nuevo sistema de tarifación que está diseñando la Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC). ¿Servirá esto para ahorrar en la factura de la luz?

Por lo que se sabe, esta nueva tarifación tratará de fomentar la segmentación horaria. A partir de ese momento, las horas valle serán aún más baratas, por lo que un consumidor organizado logrará rebajar su factura notablemente. De momento, los peajes y los cargos eléctricos, es decir, la parte fija de la factura de la luz, están congelados hasta el 1 de abril.

Pero sin duda, hay otros consejos que puedes aplicar para tratar de ejercer un consumo responsable y ahorrar con ello en la factura de la luz. Tu bolsillo lo notará y el medio ambiente, también. ¡Sigue leyendo!


Entérate de cuáles son tus “horas valle” para que la electricidad te salga más barata

Como hemos dicho, la obsesión de las administraciones públicas es lograr que el consumo de energía se haga de forma más homogénea durante las 24 horas del día. Por esto tratan de premiar el gasto en los momentos más intempestivos. Hay que tener en cuenta que la popularización del coche eléctrico va a provocar una gran demanda de electricidad y, si todos los dispositivos se conectan a la misma hora, la red no dará abasto.

Es importante disponer de una  tarifa regulada PVPC, con intervalos diferenciados. La OCU ya advertía el año pasado de que si el 30% de tu consumo se produce en horas valle, lo notarás en las facturas. Y esto será aún más determinante con el nuevo sistema, a partir del 1 de abril.

Así que, ya sabes: si pones la lavadora, la secadora y el lavavajillas durante la noche, estarás ahorrando. Si tienes una máquina para cocinar a baja temperatura, prográmalas para que funcionen en horas valle. Y si tienes un coche, una moto, o cualquier otro vehículo con motor eléctrico, recárgalos durante la noche.


Si renuevas los electrodomésticos, consulta la etiqueta energética

Gran parte del porcentaje de gasto energético de un hogar se va en los electrodomésticos. Sobre todo los que contienen motores y resistencias, es decir, horno, nevera, lavadora, secadora… La mayoría de ellos se aloja en tu cocina.

Hace poco te explicamos cómo mejorar tu decisión de compra para conseguir un ahorro a largo plazo eligiendo bien tus electrodomésticos.

En este post te explicamos dos cosas importantes: primero, saber de qué forma vas a utilizar cada electrodoméstico; en segundo lugar, tener en cuenta la etiqueta energética.

La A+++ marca las máquinas con mejor rendimiento, aquellas cuyo funcionamiento, a largo plazo, supone un ahorro con respecto a etiquetas peores, como C o D.

Sin embargo, lo más importante es el uso que le vayas a dar al electrodoméstico: si una lavadora A+++ es demasiado grande para ti,  y acabas poniéndola siempre a media carga, no resultará eficiente. En ese caso, ahorrarías llevándote una de menor tamaño, a pesar de que estuviera etiquetada como B o C.

Pero, por supuesto, la opción óptima es la siguiente: la mejor etiqueta con el electrodoméstico más adecuado para ti.


El ahorro de electricidad también se cocina

Las vitrocerámicas y los hornos consumen mucha energía, por lo que es recomendable aprender a utilizar el calor residual, y cocinar varias recetas en una sola sesión de horneado. Puedes aprovechar que estás haciendo un asado para hornear unas verduras o un pan casero, por ejemplo.

Sigue, además, este mandamiento: el de retener siempre tanta temperatura dentro del horno como puedas. No abras la puerta sin motivo.

Además, sustituye el horno tradicional por el microondas siempre que tengas la oportunidad. Éste gasta entre un 60% y un 70% menos que los tradicionales. El microondas no cuenta con muchas simpatías, pero, por ejemplo, se puede elaborar una tortilla de patatas cocinando, previamente, las patatas en el microondas, en lugar de en la sartén.  Quedará igual de buena, será más sana, y ahorrarás energía.


Abrir la nevera: malo para la factura y para la línea

Los frigoríficos y los congeladores son los grandes derrochadores de energía de los hogares. Sin duda, se trata de los electrodomésticos que más gastan. Con un horario segregado se ahorra, dado que una gran parte de su funcionamiento se desarrollará durante horas valle, que compensarán su gasto en horas pico.

Pero, además de eso, hay que seguir la misma norma que recomendamos para manejar el horno: conservar su temperatura interna tanto como sea posible. Es decir, 5º para refrigeración y -18º para congelación.

¿Cómo se pierde esa temperatura? Abriendo la puerta demasiado tiempo (cuando no hemos decidido qué queremos, y vamos a echar un vistazo). Introduciendo alimentos aún calientes. Llenándola con demasiados productos, en lugar de acudir al súper más a menudo…

Para mantener la puerta cerrada, es mejor pensar bien qué se quiere antes de abrirla. Y, si quieres otro truco, descongela los alimentos en el frigorífico. De esa forma, el frío que pierdan ayudará a la nevera a mantener su temperatura.


Apaga lo que no uses y carga solo lo que vas a utilizar

Nuestra vida cotidiana está cada vez más colmada de dispositivos de toda naturaleza, que requieren carga y gasto energético. La suma de media docena de aparatos (smartphone, tablet, laptop…) conectados a tu red cada día, se acaba notando.

Una vez más, intenta acostumbrarte a cargarlos en horas valle. Desenchufa los cargadores cuando no estén conectados a nada. Y ahorra batería cuanto puedas: a más horas de uso, menos cargas y, por tanto, menos gasto .

Por último, cuando apagues un dispositivo, apágalo; no lo dejes en modo standby.


Iluminación natural o LED

Tener las ventanas despejadas y optar por colores claros en la decoración te ayudará a iluminar tu casa de forma natural durante más horas. Los espejos reflejan la luz, por lo que también ayudan a multiplicar la claridad de un hogar.

Y, cuando llegue la noche, es importante insistir en que la tecnología LED puede ahorrar hasta un 90% con respecto a la iluminación clásica incandescente.


La arruga es ecológica y económica

No nos cansamos de decirlo: planchar es una actividad poco sostenible y poco práctica. Gasta electricidad y tiempo. Lo responsable es planchar sólo lo imprescindible.

Otro electrodoméstico que consume mucha energía es la secadora. Te hemos recomendado que la programes en horas valle, pero si no la usas en absoluto, y tiendes la ropa al sol, aún mejor. En cuanto a la lavadora, programa ciclos cortos y de baja temperatura.

Estos consejos harán que notes el descenso en la factura de la electricidad. Lo que, sumado al abaratamiento de las horas valle a partir del 1 de abril, puede suponer un ahorro importante. Pero, además del ahorro, encontrarás otra ventaja en la que seguro que estás pensando: la sostenibilidad.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Nuevo etiquetado energético para electrodomésticos: Así funciona

Cambio de hora en marzo de 2021. ¿Será el último?

¿Qué es NFC y por qué lo necesitas para pagar con tu móvil?

Qué es la doble autenticación y por qué es más segura para ti

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.