¿Qué es un ETF y cómo funciona?

Si tienes interés por el mundo financiero, debes conocer todos los productos posibles de inversión. Los Exchange Traded Funds (ETF) fusionan características de fondos tradicionales y de acciones. Son instrumentos negociados en bolsa que ofrecen a los inversores distintas ventajas. Resultan adecuados para una amplia variedad de perfiles de inversores debido a su flexibilidad, diversificación y accesibilidad.

¿Qué es un Exchange Traded Fund (ETF) y cómo funciona?

Los Exchange-Traded Funds son instrumentos financieros que representan la propiedad de activos subyacentes. Para que lo entiendas bien, son como una cesta que contiene distintos valores (que llamamos subyacentes) como acciones, bonos o materias primas. En lugar de comprar alguno de esos activos subyacentes de forma individual, los inversores pueden comprar partes de la cesta. Son una forma fácil y eficiente de diversificar una cartera de inversión. Y también de beneficiarte de la liquidez y transparencia asociadas con las acciones.

La estructura de los ETF es única: una cesta diversificada de activos. Estos fondos son creados por instituciones financieras autorizadas y se negocian en bolsa, permitiendo a los inversores comprar y vender partes de la canasta de activos en cualquier momento durante el horario de negociación.

¿Cómo funcionan los ETF?

El funcionamiento de los ETF es peculiar. Cuando alguien quiere comprar parte de esa cesta (una participación en un ETF), las instituciones le dan una caja con activos sacados de dicho ETF. Y si alguien quiere vender su caja, la institución la abre y le da al vendedor los activos que hay dentro, para que lo haga. Esto hace que sea fácil y flexible invertir en diferentes cosas a través de estos fondos.

De esta forma, los Exchange Traded Funds fusionan lo mejor de dos mundos: la liquidez intradía y flexibilidad de las acciones, y la diversificación de los fondos tradicionales

Los ETF cotizan en bolsa como acciones, lo que significa que los inversores pueden comprar o vender participaciones a lo largo del día, aprovechando la volatilidad del mercado. Esto permite una gestión más activa y sofisticada de la inversión, cosa que sería imposible en caso, por ejemplo, de fondos indexados.

Pero al igual que los fondos, los ETFs están diseñados para seguir índices o sectores específicos del mercado. Esta característica ofrece a los inversores una diversificación instantánea, reduciendo el riesgo asociado con la volatilidad individual de las acciones. Por tanto, los ETF también se pueden gestionar pasivamente. 

En el caso de los ETF, el inversor elige: la gestión activa implica decisiones estratégicas sobre qué activos incluir o excluir de la cartera, mientras que la gestión pasiva busca replicar el rendimiento de un índice subyacente.

¿Qué tipos de ETF existen?

Existen varios tipos de ETF que se diferencian por su enfoque de inversión y los activos que siguen. Cada tipo de ETF tiene su propio propósito y riesgos asociados. Los inversores eligen ETFs según sus objetivos financieros, estrategias y puntos de vista sobre los mercados específicos. Algunas categorías comunes de ETFs pueden ser:

1. ETF de índices: Siguen un índice específico, como por ejemplo el S&P 500, para replicar su rendimiento.

2. ETF sectoriales: Se centran en un sector específico de la economía, como tecnología, salud o energía.

3. ETF de factores: Buscan factores específicos de rendimiento, como valor, crecimiento, calidad o momentum.

4. ETF de Renta Fija: Invierten en bonos y otros instrumentos de deuda.

5. ETF de materias primas: Rastrean el rendimiento de commodities como oro, petróleo o agricultura.

6. ETF temáticos: Se centran en temas específicos como tecnología disruptiva, energía renovable o inteligencia artificial.

7. ETF Apalancados e Inversos: Ofrecen un rendimiento que busca multiplicar los movimientos del índice subyacente, ya sea de manera apalancada (amplificando las ganancias) o inversa (buscando ganar cuando el índice pierde).

8. ETFs de dividendos: Buscan acciones que paguen dividendos y ofrecen una fuente de ingresos.

9. ETFs globales o regionales: Pueden centrarse en mercados globales, regionales o específicos de un país.

10. ETFs de volatilidad: Diseñados para rastrear la volatilidad del mercado o para actuar como cobertura contra movimientos abruptos.

¿Cuáles son las ventajas de los ETF

Diversificación: Proporcionan una forma eficiente de diversificar una cartera al incluir una variedad de activos en una sola inversión.

Liquidez: Al negociarse en bolsa, los ETFs ofrecen liquidez y la capacidad de comprar o vender participaciones en cualquier momento durante el horario de mercado.

Bajas comisiones: Suelen tener costos operativos más bajos en comparación con otros fondos de inversión, lo que beneficia a los inversores en términos de costos.

Transparencia: Los inversores pueden monitorear la cartera del ETF en tiempo real, ya que la composición se actualiza continuamente durante las horas de negociación.

Flexibilidad de trading: Permiten estrategias de trading avanzadas, como órdenes de stop y límites, al igual que las acciones.

¿Tienen alguna desventaja?

Comisiones de corretaje: Aunque los costos de gestión pueden ser bajos, los inversores pueden incurrir en comisiones de corretaje al comprar y vender acciones del ETF.

Posible descuento o prima: El precio de mercado de un ETF puede desviarse del valor de los activos subyacentes, creando primas o descuentos.

Complejidad de selección: La amplia gama de ETFs disponibles puede dificultar la elección para los inversores menos experimentados.

Riesgo de seguimiento del índice: Los ETFs que siguen índices pueden no seguir el rendimiento exacto del índice debido a factores como costos y cambios en la composición del índice.

Riesgo del mercado subyacente: La rentabilidad del ETF está vinculada al rendimiento del mercado subyacente, lo que significa que está expuesto a los riesgos asociados con esos activos.

Si estás buscando un producto con que invertir, la elección entre ETF, fondos mutuos y acciones dependerá en última instancia de tu perfil, objetivos y preferencias. Si buscas una combinación de flexibilidad, diversificación y accesibilidad, los ETF pueden ser una opción atractiva que se adapta a muchos perfiles y estrategias de inversión.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Este es el SMI en 2024. El Salario Mínimo Interprofesional sube a 1.134 €

Flechazo vs tarjetazo: 5 tips para comprar de forma consciente regalos de San Valentín

Calendario laboral de 2024: ¿qué findes largos y festivos habrá este año?

Previsión del IPC para 2024 en España

atencioncliente

Cookies de otro planeta

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.