¿Qué es el PER? El indicador que te ayuda a invertir

Qué es el PER

Invertir bien no es un juego de niños. Si eres un lector habitual de nuestro blog, ya sabrás que a la hora de invertir siempre existe un riesgo, y que siempre te irá mejor si dispones de información.

A la hora de decidir si una inversión vale o no la pena, uno de los indicadores más comunes es el llamado PER: Price to Earnings Ratio.

El objetivo de este indicador es comparar el precio que se paga por una inversión, con el beneficio que se obtiene a cambio. Es decir: el PER permite calcular si obtener un beneficio costará más o menos dinero.

Podrás utilizar el PER para tomar tus decisiones financieras en dos grandes ámbitos: las inversiones en empresas (sobre todo, aquellas que cotizan en bolsa) y la inversión en la compra de una vivienda.

En este post, explicamos en qué consiste este indicador en cada caso:


¿Qué es el PER en el mercado de la vivienda?

Si estás debatiendo entre comprar o alquilar una vivienda, el PER podrá ayudarte a averiguar si merece o no la pena comprar, o si por el contrario te conviene alquilar una similar.

El PER de la vivienda pone en relación los costes/beneficios de comprar una casa respecto a los costes de alquilarla. Es decir, el PER ofrece una información muy interesante sobre la rentabilidad de la vivienda.

La fórmula del PER de la vivienda

Para calcular el PER de la vivienda, la fórmula es la siguiente:

Precio de la vivienda  / Alquiler anual = PER

La cifra resultante de esta fórmula, es decir, el PER, hace referencia al número de años que tardarías en pagar una vivienda si lo hicieras con el alquiler mensual en las condiciones actuales.

Por ejemplo:

Si la compra de una vivienda cuesta 300.000 € y, su alquiler (o el de una muy similar) costaría 12.000 € al año. Esta vivienda tendría un PER de 25. Dicho de otra forma: Costaría 25 años llegar a pagar ese precio con el importe del alquiler.

Ahora que ya tienes el dato, tienes que compararlo con los datos medios para sacar conclusiones. Lo más útil es cotejarlo con la media histórica del PER en el país de residencia

En España, el PER máximo hasta la fecha, ha sido de 20

Por tanto, volviendo a la vivienda de nuestro ejemplo, comprar esa casa sería una inversión cara, y por tanto, sería más rentable para tu economía alquilarla.

Pero, ojo, recuerda siempre que el PER de la vivienda es una herramienta que puede ayudarte a decidir, pero solo tú puedes apreciar el riesgo o no de tomar esa decisión.


¿Qué es el PER de una empresa cotizada?

El PER relaciona el precio de la acción con sus beneficios

Cuando quieres invertir dinero en bolsa, es importante fijarse en más indicadores a parte del valor nominal de la acción y su variación (si está subiendo o bajando). El PER es un indicador que se suele tener muy presente.

El PER de una empresa cotizada es un valor numérico definido por la relación entre el precio nominal de la acción y el beneficio que reporta. Es decir:

PRECIO / BENEFICIO = PER

El PER muestra cuántas veces estás pagando el beneficio neto anual que te va a reportar la inversión en una acción de una empresa.

O, dicho de otra forma: cuántos años necesitará la empresa en la que inviertes, para generar los beneficios equivalentes al precio que estás pagando por cada acción (asumiendo que los beneficios se mantengan).

Por ejemplo:

Si compras una acción de la compañía X a 50 € y obtienes un beneficio anual de 4 €, el PER resultante sería de 12,5. Es decir, estás pagando 12,5 veces el beneficio anual que estás obteniendo. O lo que es lo mismo, la empresa deberá producir el mismo beneficio (4€) durante 12,5 años para igualar tu inversión.

El PER te ayuda a tomar decisiones de compra de acciones

A grandes rasgos, el PER indica si una inversión es cara o barata. Si sólo tienes en cuenta el precio al que cotiza un valor, puede parecer más barata una acción que cuesta 40 € que una que cuesta 50 €.

Pero si sabes que el PER de la primera es de 15 y el de la segunda es de 10, en realidad, la segunda es una inversión más ventajosa. En el segundo caso tardarás 10 años en igualar tu inversión de 50€ con beneficios, mientras que en el primero tendrás que esperar 15 años para igualar una inversión de 40 €.

Existen dos tipos de PER:

– El PER Actual: el de los últimos cuatro meses, es decir, el PER real.

– El PER Proyectado: el PER que los analistas esperan para el futuro de una empresa.

De esta forma, podemos averiguar si una empresa está en crecimiento o no, porque si el PER futuro es más bajo que el PER actual, quiere decir que esa empresa está en crecimiento: aumentan sus beneficios con respecto al mismo precio de la cotización

Sin embargo, el PER también tiene sus límites. Este indicador es útil pero no debe servir para tomar la decisión definitiva sin disponer de más información.

Por ejemplo, el PER no sirve para comparar empresas de distintos sectores. Tampoco tiene en cuenta la deuda de la empresa. Otro motivo es que un PER bajo puede deberse a cambios en los modelos de negocio.

En definitiva, al igual que ocurre con el PER de la vivienda, debes ser tú quién valore el riesgo real de realizar una inversión, analizando toda la información a tu disposición. Y en caso de duda, consultar con expertos en la materia.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Qué desgrava en la Declaración de la Renta 2019

Pensiones: ¿cómo quedan tras los ajustes de 2020?

Hipotecas a tipo fijo, variable y mixto. ¿Qué son y en qué se diferencian?

Seguridad en pagos online: Punto clave para los consumidores