¿Qué es un aval? Todo lo que debes saber

Aval bancario

Hay distintas situaciones en las que una entidad puede solicitarte un aval bancario o personal como garantía de pago. Por ejemplo, el alquiler es una de las situaciones en las que más se demanda un aval bancario, y para la solicitud de un préstamo personal en ocasiones pueden solicitarte un aval personal.

Sin embargo, es posible que te surjan dudas sobre qué implica y cómo se obtiene. En este artículo intentamos responder de forma sencilla y directa a 7 preguntas con las que entenderás qué es y cómo funciona un aval bancario.


¿Qué es el aval?

A la hora de sellar un compromiso financiero o una relación comercial entre dos partes, se establecen una serie de obligaciones. Por ejemplo, si Juan le alquila su casa a Marta, lo hace a cambio de que Marca asuma la obligación de pagar a Juan un alquiler.

Un aval es una garantía que establece que, en caso de que Marta no pueda cumplir con esa obligación, un tercero lo hará en su lugar, de manera que Juan no dejará de percibir el dinero acordado.

El aval puede ser personal, cuando ese tercero es una persona física. Y puede ser bancario, cuando ese tercero es una entidad financiera.

El objetivo del aval es que la solvencia de la entidad financiera evite el daño en el patrimonio del perjudicado por el incumplimiento. Así, se fomenta el intercambio económico.


¿Qué actores intervienen en un aval?

En primer lugar, el cliente o avalado. Es la persona que solicita el aval bancario para que la entidad le cubra en caso de no poder satisfacer sus obligaciones.

En segundo lugar, el banco o avalista. Es la entidad que se hará cargo de saldar las obligaciones del avalado en caso de incumplimiento.

En tercer lugar, el beneficiario. Es la persona que se ha visto perjudicada por el incumplimiento del avalado y, por tanto, se beneficia de que el avalista se haga cargo de ellas.

El beneficiario, además, no necesita exigir al avalado que haga valer su aval; el beneficiario puede, directamente, acudir al avalista para reclamar el pago que el avalado no le satisface.  Esto se llama ejecutar el aval.


Entonces, ¿un aval bancario o personal es una especie de seguro de impago?

No, el aval bancario no se parece a un seguro de impago. Cuando una entidad se hace cargo de las obligaciones de una persona avalada, luego le reclamará que le devuelva lo que ha abonado al beneficiario.

Es decir, si Marta le debe tres meses de alquiler a Juan, y Marta solicitó un aval al banco X, Juan podrá ejecutar el aval. Pero entonces el banco X le reclamará posteriormente a Marta todo lo adelantado a Juan.

El aval, ya sea bancario o personal, por tanto, está pensado, sobre todo, para proteger al beneficiario, mientras que un seguro de impago estaría pensado para cubrir a quien incumple, en este caso, Marta.


¿En qué situaciones pueden pedirnos un aval?

Como hemos dicho, la situación más habitual para solicitar un aval bancario es la de un contrato de alquiler. Esto es así porque los arrendadores suelen desconfiar de las personas a las que alquilan sus casas.

Por el contrario, es habitual solicitar un aval personal de un tercero para gestionar la solicitud de un crédito o préstamo personal. En este caso, el avalista actúa como “elementos de confianza” para continuar adelante con la gestión.

También son comunes los llamados avales técnicos, que suelen tener relación con las contratas públicas o licitaciones. En este caso, el avalista cubre la obligación del avalado de que la obra llegue a buen fin o de que los suministros funcionen.


¿Qué pide el banco para otorgar un aval bancario?

Que un banco nos avale siempre tendrá un coste. De hecho, el aval bancario suele suponer un alto riesgo de incumplimiento, porque casi siempre se exige en operaciones en las que el beneficiario no se fía del avalado. 

El precio de un aval bancario depende del riesgo que asume el avalista en su concesión. A más riesgo, mayor precio. El riesgo queda determinado por diferentes variables. Las más determinantes son la cuantía de las obligaciones que se avalan y el plazo durante el cual se avalan. 

Además del precio, el aval bancario implicará comisiones (apertura, estudio, notario, riesgo, etc) y gastos (escrituras públicas, seguros, etc). 


¿Cómo se solicita un aval bancario?

El aval bancario se solicita en la entidad en la que el avalado es cliente. Cuanta mayor sea la relación con dicha entidad, mejores serán las condiciones del aval. 

El banco estudiará la solicitud y la solvencia del avalado para reintegrar el dinero que el avalista tuviera que adelantar al beneficiario, en caso de ejecución del aval. 

Además, el cliente suele tener que firmar un seguro de cobertura de garantía bancaria, que cubre al banco en conceptos como el pago de las comisiones, los intereses y gastos o el reintegro de lo adelantado en caso de incumplimiento.  


¿Qué información básica debe incluir el documento de un aval bancario?

El documento de aval es imprescindible para que el avalado pueda cumplir con la exigencia del beneficiario para establecer una relación comercial (por ejemplo, alquilarle un piso). La información del documento del aval bancario puede variar según sus objetivos. En el caso de un aval bancario para el alquiler, es imprescindible que incluya: 

  • El importe total del aval bancario. 
  • El plazo por el cual se concede, con su posible renovación.
  • El compromiso de que puede ejecutarse en el primer requerimiento del beneficiario, siempre y cuando pueda acreditar que ha habido impago.

Si vas a alquilar una casa y te exigen aval bancario, ten en cuenta que éste tiene que figurar en el contrato. También debes conservar el documento original para cancelarlo en cuanto llegue el momento.

El aval bancario es una herramienta necesaria para que los intercambios comerciales fluyan. Pero si se te exige ser avalado para cualquier operación, ten en cuenta que no estás firmando cualquier cosa. Es un instrumento que tiene serias consecuencias en caso de incumplimiento y ejecución. Y, además, cuesta dinero. No te lo tomes a la ligera. 

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Qué desgrava en la Declaración de la Renta 2020

IPREM 2021 ¿Qué es y cómo determina si recibirás una ayuda pública?

Tramos IRPF 2021: ¿Cómo funcionan y cuáles aplican?

Dos pagadores y Hacienda: ¿Afecta al IRPF en la Renta?

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.