Préstamo familiar: Qué impacto tiene con Hacienda

Préstamo familiar

Los préstamos no son solo cosa de bancos. En realidad, cualquier persona puede prestar dinero a otra, y es lo que se denominaría un préstamo familiar. 

El caso es que hay una entidad que vigila todas las cesiones de capital entre personas: Hacienda. Si una persona te presta dinero, Hacienda lo puede entender de dos maneras distintas: la primera, puede ser una donación, y entonces te hará pagar lo correspondiente al Impuesto de Donaciones; la segunda, puede ser un préstamo familiar, lo cual está exento de tributar. Pero para ello han de darse unas condiciones bastante concretas. 

Vamos a explicarlas en este post. 

Qué es un préstamo, en pocas palabras

Aunque lo hemos estudiado con anterioridad, vamos a repasar qué es un préstamo y sus términos más básicos, para poder hablar con mayor soltura a continuación. 

  • Un préstamo es una cantidad de dinero que se entrega a una persona con la condición de que ésta lo devuelva. 
  • El prestamista es la persona o entidad que entrega el dinero. 
  • El prestatario es la persona que recibe el dinero. 
  • El interés es el dinero que el prestamista cobra por haber prestado el dinero. 
  • La solvencia es la capacidad del prestatario para devolver la deuda.
  • Y el plazo es el tiempo que tiene el prestatario para devolver lo prestado. 

Habiendo repasado estos sencillos conceptos, ya podemos explicar las condiciones necesarias para que Hacienda considere que una cesión de dinero es un préstamo familiar y no una donación. Muchas de ellas aluden a la relación entre el prestamista y el prestatario. Pero la mayoría son formales.

¿Qué es un préstamo familiar?

De manera informal, se considera que un préstamo es familiar, o entre familiares, cuando el prestatario y el prestamista son personas de la misma familia, amigos o allegados. 

Esto suena demasiado vago, pero si no hubiera una manera de formalizarlo, ten en cuenta que Hacienda podría estar permitiendo transacciones libres de impuestos sin control. Por ejemplo, yo hago un trabajo para un señor que no conozco y acordamos que él me transferirá el pago y, si Hacienda pregunta, explicaremos que es un préstamo entre familiares, para no tributar renta ni IVA. Como comprenderás, el Fisco no es tan ingenuo. 

Por eso, para que un préstamo sea familiar, debe cumplir estas condiciones: 

  • Ser entre personas físicas (no es necesario documentar el parentesco).
  • Que exista un contrato entre ambos. 
  • El dinero debe devolverse, porque, si no, sería un regalo y tributaría como donación. 
  • Estar regido por la normativa fiscal, al igual que cualquier otro préstamo. 
  • Hacerlo constar a la Agencia Tributaria, para que no se considere una donación encubierta. 
  • El prestamista decide el interés, y puede ser a interés 0.

¿Cómo tributa un préstamo familiar?

Un préstamo familiar está sujeto a impuestos, pero no es necesario pagarlo. Sí, cuesta entenderlo, pero es así. La liquidación de impuestos del préstamo familiar es una mera formalidad. 

Los préstamos familiares se rigen por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Sin embargo, no están sujetos a tributación. Esto quiere decir que hay que liquidar el impuesto, pero no pagarlo. 

Es el prestatario quien debe liquidar este impuesto, en el plazo de un mes desde que se firma el préstamo, a través del modelo 600. Este modelo facilita la autoliquidación del préstamo, y así se evita que sea considerado una donación. Debe presentarse en la Delegación de Hacienda de la comunidad autónoma en el prestatario resida, junto a la documentación necesaria. Entre esta documentación, se encuentra el contrato por el cual se formalizó el préstamo. 

¿Cómo es el contrato de un préstamo familiar?

El contrato es fundamental para poder probar que las transacciones de dinero entre las partes se ajustan a la normativa fiscal.  Basta con un documento privado, pero en ocasiones conviene disponer de documento público, para que el prestamista tenga más facilidades a la hora de reclamar impagos. 

En el contrato deben figurar los siguientes datos: 

  • Identidad de las partes.
  • Lugar y fecha en que se firma el contrato.
  • Cantidad prestada.
  • Intereses (si el interés es 0, deberá especificarse).
  • Plazo. 
  • Forma de devolver el dinero.
  • Posibilidad de amortización anticipada o cancelación de la deuda. 
  • Pasos a seguir en caso de impago.

Es muy importante guardar el contrato, así como los documentos que prueben la devolución de la deuda, para no tener problemas con la Agencia Tributaria

Además, si el préstamo conlleva algún interés, el prestamista deberá declararlo como rendimiento del capital mobiliario. 

Prestarse dinero entre conocidos de confianza es una costumbre tan antigua como cobrar impuestos. Para mantener ambas cosas en su sitio, lo mejor es cumplir escrupulosamente con la normativa.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Pago aplazado: 6 ventajas para tu negocio

Retenciones IRPF: ¿Cuánto me tienen que retener de la nómina?

¿Qué son los NFTS? La nueva moda entre inversores y coleccionistas

Gastos deducibles en la Declaración de la Renta

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.