PIN, PAN, CVV: Los números de tu tarjeta de crédito

¿Cuál es tu método de pago más habitual? ¿Sigue siendo el efectivo o ya te has pasado al móvil? Si ninguna de esas dos respuestas es la correcta, lo más posible es que pagues casi siempre con tarjeta de crédito o débito. 

Según el Banco de España, en 2021 había más de 38 millones de tarjetas de crédito y casi cincuenta millones de tarjetas de débito en circulación en España. Por este método, se retiraron 111.000 millones de euros de cajeros y se pagaron casi 200.000 millones de euros en TPV de tiendas. Estos datos coinciden con el estudio Hábitos de pago en Europa, que realizó Oney en 2019. Para garantizar la eficacia y seguridad de estas transacciones, las tarjetas tienen tres elementos numéricos que todo el mundo debería conocer: el PAN, el PIN y el CVV.

¿Qué es el PAN? El número de la tarjeta

Poca gente lo conoce por esta designación, pero si te decimos que se traduce por Primary Acount Number es posible que deduzcas que se trata de lo que llamamos “número de tarjeta”, a secas. 

El PAN es esa serie de entre 12 y 19 dígitos que ocupa la parte central de tu tarjeta de crédito o débito. El número que se te pide para identificar la tarjeta al comprar online, por ejemplo. 

El PAN no es una cifra aleatoria. Está compuesto por diferentes fracciones que tienen un porqué:

El primer dígito:

El primer número del PAN es el IIM, o Identificador Industrial Mayor. Este número identifica al sector que la emitió. Cuando la tarjeta ha sido emitida por una entidad financiera, comienza por un 4 o un 5. Pero si ha sido emitida por una agencia de viajes, llevará un 3, y la industria petrolera se reserva el 7. 

Los seis primeros dígitos:

El Número de Identificación Bancaria (BIN) ubica a la entidad financiera que emitió la tarjeta. 

Desde el séptimo dígito hasta el penúltimo:

Contando desde la séptima cifra hasta la penúltima, obtenemos el Número de Identificación Individual (IAI), que indica la cuenta bancaria asociada a la tarjeta. 

El último dígito:

El último número del PAN es un código de control, una medida de seguridad calculada mediante el algoritmo de Luhn

¿Qué es el PIN? La contraseña

Al contrario que el PAN, casi todo el mundo está familiarizado con el código PIN. Son esos cuatro dígitos que hay que memorizar para poder operar con la tarjeta. 

Las nuevas tarjetas se emiten con un PIN preestablecido, pero, como sabes, es importante cambiarlo en el primer uso. Esto puedes hacerlo en el primer cajero que encuentres. 

Recuerda que, por cuestiones de seguridad, no todos los números son adecuados como PIN. Cuanto menos vinculados estén los dígitos con tu vida, mejor. Las primeras contraseñas que un especialista en ciberdelincuencia  probará son tu año de nacimiento, aniversario o las edades de tus hijos, datos que son B. 

Por tanto, un buen PIN

  • Es aleatorio, no está relacionado con tus datos personales. 
  • Se actualiza cada cierto tiempo. 
  • No es una combinación frecuente de números (1234, 0000, 1122…).
  • Se memoriza, no se apunta en ningún sitio. 

¿Qué es el CVV? El número de verificación

El número de verificación, o Card Verification Value, de una tarjeta era un gran desconocido hasta que empezamos a comprar por Internet. Ahora, casi todo el mundo sabe localizarlo. Consiste en tres o cuatro dígitos impresos en el reverso de la tarjeta, que sirven para verificar que quien está realizando la compra es el verdadero usuario de la misma. 

Como sabemos, en el anverso de la tarjeta se encuentra el nombre del titular, el número PAN y la fecha de caducidad, que son los tres primeros datos que se te piden cuando haces una compra online.  Con el CVV se intenta evitar un fraude en caso de que un tercero haya tomado una fotografía de la tarjeta. Por eso, a veces incluso se encuentra cubierto con una pegatina. 

Ahora mismo, este sistema se ha perfeccionado acudiendo a la doble autenticación (huella dactilar, sms en móvil, llamada, etc), que te recomendamos encarecidamente activar, si es que aún no lo has hecho. 

Estos tres número, PAN, PIN Y CVV, se suman a la fecha de caducidad de la tarjeta para constituir la primera línea de defensa a la hora de identificar al portador de una tarjeta. Sin embargo, como sabrás, la ciberdelincuencia se ha sofisticado de tal modo que ya no bastan. 

En un futuro inmediato, la seguridad de las transacciones se verá reforzada por los datos biométricos del usuario, por la mencionada doble autenticación o por otros sistemas cada vez más robustos. Probablemente estos métodos ya ni siquiera se apliquen a las tarjetas, pues el plástico, como modo de pago, irá siendo sustituido por otros formatos cada vez más cómodos y seguros.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

El Euribor: Cómo podría afectarte en 2022

Hipotecas a tipo fijo, variable y mixto. ¿Qué son y en qué se diferencian?

¿Qué es una nota simple y dónde solicitarla?

Salario medio en España. ¿Cuál es y cómo se mide?

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.