Inflación subyacente: ¿qué es y en qué se diferencia de la inflación?

Probablemente, durante los últimos meses te hayas familiarizado con el término inflación. El alza de precios y las medidas que lo combaten provocan un daño en tu bolsillo que resulta difícil de ignorar. Es posible que también hayas escuchado que los economistas desglosan la inflación y extraen de ella un concepto denominado inflación subyacente. Ésta es una medida clave en la economía para revelar tendencias de precios a largo plazo al eliminar la volatilidad de elementos como alimentos y energía. En este artículo, exploraremos en detalle qué es la inflación subyacente, su importancia y cómo se calcula, proporcionando una visión esencial de su relevancia en la toma de decisiones económicas.

Qué es la inflación y por qué debe estar bajo control

La inflación es un fenómeno económico que representa el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en una economía durante un período de tiempo. Es un indicador clave de la salud económica de un país y puede tener un impacto significativo en la vida cotidiana de las personas.

El cálculo de la inflación se realiza comparando los precios de una cesta de bienes y servicios representativa en dos momentos diferentes. Esta cesta suele incluir una variedad de productos, desde alimentos y vivienda hasta transporte y entretenimiento. De ella se extrae el IPC, o índice de precios al consumo. La tasa de inflación se expresa como un porcentaje anual y se utiliza para evaluar la evolución de los precios en la economía, permitiendo a los responsables de políticas económicas tomar decisiones informadas para mantener la estabilidad financiera.

La importancia de medir la inflación radica en que puede erosionar el poder adquisitivo del dinero

Cuando la inflación sube de manera moderada, del orden del 2%, puede tener efectos positivos. Por ejemplo, estimular el gasto y la inversión, ya que las personas tienden a gastar más antes de que los precios aumenten aún más. Sin embargo, cuando la inflación se descontrola, puede ser perjudicial. Los ahorros pierden valor, los tipos de interés suben y la incertidumbre económica aumenta. Todo esto afecta negativamente a la inversión y el empleo.

Por otro lado, cuando la inflación baja demasiado o entra en deflación (una caída generalizada de los precios), puede desencadenar una disminución en el gasto, la producción y el empleo, lo que a su vez puede conducir a recesiones económicas. Por todo esto, mantener la inflación bajo control es crucial para preservar la estabilidad económica y el bienestar de una sociedad.

Qué es la inflación subyacente y porque es útil

La inflación subyacente es una medida más refinada que también se extrae del costo de la vida. Se enfoca en las llamadas tendencias subyacentes de los precios. Para ello, se eliminan los componentes con precios más volátiles de la cesta de bienes y servicios. Por ejemplo, alimentos y energía. Al hacerlo, se busca eliminar las fluctuaciones temporales y los efectos de corto plazo que pueden distorsionar la imagen real de la inflación. 

Por ponerte una comparación sencilla: quieres explicar la climatología real de una isla del Pacífico mirando los partes meteorológicos de un año; para ello tendrás que retirar los informes de unos días en los que una explosión volcánica nubló el cielo, provocando una especie de invierno inesperado. Porque eso no te ayudará a entender y predecir el tiempo de ese lugar. 

De la misma forma, retirar los elementos con los precios más volátiles, que puedan depender de guerras, crisis climáticas, etc, permite a los economistas y responsables de políticas económicas obtener una visión más precisa de las tendencias inflacionarias a largo plazo. Esto ayuda a la predicción y toma de decisiones para mantener la estabilidad financiera y económica, y es especialmente útil para pronosticar cambios futuros en la inflación.

Para que te hagas una idea, el uso de la inflación subyacente comenzó a ganar relevancia en la década de 1970, en un momento en que las fluctuaciones de precios eran particularmente volátiles debido a los conflictos bélicos entre países productores de petróleo. Desde entonces, se ha convertido en una herramienta crucial en la evaluación de la salud económica y la toma de decisiones a nivel global.

¿En qué se diferencia la inflación tradicional de la subyacente?

La principal diferencia entre la inflación subyacente y la inflación tradicional radica en los componentes que incluyen en su cálculo:

Inflación Tradicional:

  • Incluye todos los elementos de la cesta de bienes y servicios, tanto los volátiles como los no volátiles.
  • Refleja los cambios en los precios de bienes y servicios, incluyendo alimentos, energía, vivienda, transporte, entre otros.
  • Es más sensible a las fluctuaciones temporales y a eventos específicos que afectan a sectores específicos de la economía.

Inflación Subyacente:

  • Excluye los elementos más volátiles de la canasta, como alimentos y energía.
  • Se centra en los cambios de precios de bienes y servicios que tienden a mantener una tendencia de inflación más estable a largo plazo.
  • Ofrece una visión más clara de las tendencias subyacentes en la inflación, que son menos propensas a las fluctuaciones temporales y a eventos específicos.

En resumen, la inflación tradicional considera todos los precios, mientras que la inflación subyacente se concentra en los precios que muestran tendencias más estables.

¿Por qué es importante el cálculo de la inflación subyacente?

El concepto de inflación subyacente es importante porque aporta una comprensión más precisa y útil de las tendencias inflacionarias en una economía. Estas son algunas de sus virtudes:

1. Evaluar la verdadera salud financiera de los países. La inflación subyacente se centra en los cambios de precios que tienden a mantener una tendencia más estable a lo largo del tiempo, al excluir componentes volátiles como alimentos y energía. Esto permite a los analistas y responsables de políticas económicas evaluar la verdadera salud financiera de una nación a largo plazo, ya que las fluctuaciones temporales se eliminan.

2. Mejorar la toma de decisiones. Al proporcionar una visión más clara de las tendencias subyacentes de la inflación, la inflación subyacente ayuda a los responsables de políticas económicas a tomar decisiones informadas. Esto es crucial en la gestión de la política monetaria, ya que permite ajustar las tasas de interés y otras medidas económicas de manera más precisa.

3. Pronósticos más precisos. La inflación subyacente es una herramienta valiosa para pronosticar cambios futuros en la inflación. Dado que se enfoca en tendencias a largo plazo, puede ofrecer una mejor idea de hacia dónde se dirigen los precios en la economía.

4. Transparencia. El dato de la inflación subyacente puede mejorar la comunicación entre los bancos centrales y el público en general. Al centrarse en las tendencias subyacentes, se puede explicar de manera más clara la política monetaria y sus objetivos de inflación.

¿Cómo se intenta controlar la inflación subyacente?

Controlar la inflación subyacente es un objetivo clave de la política económica, y se logra principalmente a través de las siguientes medidas:

1. Política monetaria. Si la inflación subyacente es alta, el Banco Central Europeo puede aumentar los tipos de interés para desacelerar la economía y reducir la demanda, lo que a su vez reduce los precios.

2. Política fiscal. Ajustar el gasto y los impuestos puede ayudar a equilibrar la demanda y reducir las presiones inflacionarias.

3. Regulación y control de precios. En algunos casos, el gobierno puede intervenir directamente en la economía regulando o controlando los precios de ciertos productos o servicios, especialmente cuando se trata de bienes esenciales como alimentos o energía.

4. Estabilidad macroeconómica. Un crecimiento económico equilibrado y un mercado laboral saludable ayudan a evitar el descontrol en la inflación.

5. Comunicación. Los bancos centrales suelen comunicar sus objetivos de inflación subyacente y las medidas que planean tomar. Esto brinda confianza al mercado y ayuda a influir en las expectativas de inflación, lo que puede tener un impacto en el comportamiento económico.

Aunque seas una persona común sin formación económica, no está de más que prestes atención a la inflación subyacente. El motivo es que esta afecta a tu poder adquisitivo y tu estabilidad financiera. Comprender las tendencias de precios a largo plazo ayuda en la planificación financiera, la toma de decisiones de inversión la protección contra la erosión del dinero y la capacidad para adaptarse a cambios económicos.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Qué desgrava en la declaración de la Renta

Este es el SMI en 2024. El Salario Mínimo Interprofesional sube a 1.134 €

Flechazo vs tarjetazo: 5 tips para comprar de forma consciente regalos de San Valentín

Calendario laboral de 2024: ¿qué findes largos y festivos habrá este año?

atencioncliente

Cookies de otro planeta

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.