El Bitcoin se ha hundido. Pero, ¿qué es el Bitcoin?

Se veía venir: lo del bitcoin era una burbuja y, tarde o temprano, tenía que pinchar. Resulta que ha sido temprano: en 2018 esta moneda digital ha perdido el 80% de su valor. Lo curioso es que, dada la velocidad a la que evolucionan las cosas en esta era de la hiperconexión, el bitcoin se ha desplomado antes de que mucha gente llegue a entender ni siquiera qué es.

Todo el mundo ha oído hablar de las criptomonedas, pero pocos pueden explicar cómo funcionan o a qué principios responden. Y aunque el bitcoin parece ser historia, el poso que nos deja tiene un futuro innegable: un nuevo universo tecnológico para una nueva forma de practicar las finanzas.

Por eso sigue mereciendo la pena tratar de comprenderlo, y por eso vamos a tratar de explicarlo respondiendo a 5 preguntas concretas.

¿Qué es exactamente el Bitcoin?

El Bitcoin es la moneda digital (término que no debe confundirse con el de moneda virtual) más utilizada del mercado a día de hoy. No es la primera, pero sí la que mayor interés y penetración ha alcanzado en el mundo. Fue creada en 2009 por un tal Shatoshi Nakamoto; este nombre es el pseudónimo de una persona o grupo de personas cuya identidad real nunca ha trascendido.

¿Cómo funciona el Bitcoin?

Gracias a la novedosa tecnología blockchain o cadena de bloques.  Detallar qué es un blockchain nos llevaría un post completo, pero basta con entender que se trata de una forma de generar datos que no se pueden modificar ni duplicar. Es decir, igual que un billete de 10 € contiene una serie de mecanismos de seguridad que impiden que sea fotocopiado, un bitcoin ha sido creado para evitar réplicas ni alteraciones. Además, toda la trayectoria de un bitcoin va incorporándose a la “cadena de bloques”, de tal manera que cada moneda viene acompañada de una especie de libro contable accesible para cualquier usuario.

¿Cómo se generan los Bitcoines?

De la misma forma que la peseta tenía su Fábrica de Moneda y Timbre, el bitcoin tiene sus “miners” o “mineros”. El proceso de minado es tan complejo que también merecería un post aparte, pero hay un principio básico: cuanta más potencia computacional invierta un minero, más posibilidades tiene de generar un bitcoin. Tanto es así, que el mayor coste de minar bitcoines recae sobre la factura eléctrica, y es mucho. Se estima que sólo es rentable dedicar tus equipos a generar esta criptomoneda cuando el valor de cada bitcoin sobrepasa los 4.000 dólares. Además, el sistema sólo permite minar un número predeterminado de unidades: actualmente, 12,55 bitcoines cada 10 minutos. Pero cada 4 años esa cantidad se reduce a la mitad, complicando progresivamente el minado. Se calcula que en 2140 se alcanzará el tope permitido de bitcoines en circulación, 21 millones, y en ese momento la producción se detendrá.

Pero quizá, la pregunta más importante de todas es:

¿Por qué se ha desplomado el Bitcoin?

Los dos motivos más importantes son la huida repentina de inversores no especializados y las nuevas regulaciones que han afectado a las criptodivisas en 2018. A lo largo de 2017, la popularidad y el halo de misterio que fue granjeándose el bitcoin atrajeron a multitud de inversores que apenas entendían en qué estaban metiendo su dinero. Como consecuencia, el bitcoin alcanzó un valor estratosférico, con el que pocos contaban y en el que pocos creían.

Además, los organismos oficiales empezaron a preocuparse por todos los problemas que traía consigo la generalización, no solo del bitcoin, sino de todas las criptodivisas: desde la financiación de organizaciones criminales, al fraude, pasando por dejar la estabilidad de los mercados financieros en manos de una pequeña élite de expertos informáticos. Nuestra Comisión Nacional del Mercado de Valores advirtió en noviembre de 2017 de los riesgos que entrañaba la emisión de criptomonedas.

2018 ha visto cómo se iban promulgando leyes para regular las criptodivisas que han frenado en seco, entre otras cosas, la meteórica revalorización del bitcoin. El resultado es rotundo: la moneda digital más popular ha perdido el 80% de su valor. No es la única, la segunda más conocida, el ethereum, ha perdido más del 90%.

¿Qué nos deja el Bitcoin?

Si bien el bitcoin parece haber agotado su esperanza de vida, la tecnología que lo ha hecho posible, el blockchain, disfruta de un prometedor futuro. Según los expertos, las criptomonedas se harán cada vez mejores, más seguras, más escalables y más capaces de adaptarse a las legislaciones.

Hace un año, todos esperaban una caída del bitcoin; ahora mismo, todos esperan la irrupción de un nuevo fenómeno: la primera moneda digital que sea capaz de responder a las necesidades de los inversores y a las regulaciones de los gobiernos. Cuál será, aún se desconoce. Pero parece innegable que, muy pronto, la moneda digital formará parte de nuestro día a día.

¿A ti qué te parece? ¿Te ves pagando en bitcoines?