Volver al trabajo en la desescalada: ¿qué precauciones tomar?

vuelta al trabajo desescalada

Tras casi dos meses de confinamiento por la pandemia de coronavirus, la desescalada está devolviendo una cierta normalidad a la vida de los ciudadanos: reapertura de comercios y establecimientos, salidas al exterior y en muchos casos, también la vuelta al trabajo.

Si eres de los afortunados que pueden recuperar su actividad laboral, no debes olvidar que la situación aún es crítica. Todas las precauciones son necesarias en este momento. Por eso, compartimos contigo estos consejos para que puedas emprender el regreso con total la seguridad.

Precauciones antes y después de ir al trabajo

A pesar de que el teletrabajo seguirá siendo lo recomendado, poco a poco los trabajadores están incorporándose a sus empresas. Si ese es tu caso, en estos puntos es donde debes aplicar todas las precauciones:

No ir a trabajar con síntomas

El motivo principal por el que no deberías ir a trabajar es que sufras síntomas de Covid-19 o que hayas mantenido contacto estrecho con alguna persona infectada de coronavirus.

Las personas más vulnerables, ya sea por su edad, por afecciones preexistentes, o las mujeres embarazadas, también deberían permanecer en sus casas y no arriesgarse.

A efectos laborales, esas situaciones se solucionarán asignando la prestación económica equivalente a la de incapacidad temporal.

Usar mascarilla en el transporte

El transporte público es uno de los puntos de mayor riesgo de contagio. Por eso, es muy recomendable intentar utilizarlo en las horas menos concurridas.

Desde el 4 de mayo es obligatorio el uso de mascarillas en su interior.

Además, evita tocar las superficies y llevarte las manos a la cara.  Si utilizas guantes, tíralos nada más apearte, para reducir el riesgo de que entren en contacto con tus vías respiratorias o lacrimales.

Es muy recomendable llevar contigo envases de gel hidroalcohólico para desinfectar tus manos cada cierto tiempo. Si vas en coche propio, lleva alcohol para desinfectar las superficies: volante, palanca de cambios, etc.

Higiene al regresar a casa

Al volver a casa, lo primero que debes hacer es quitarte los zapatos en la puerta y, sin más dilación, acudir al lavabo a lavarse las manos. Después podrás retirar los objetos de tus bolsillos y quitarte el abrigo. Si es necesario, vuelve a lavarte las manos tras ello.

Las medidas de seguridad en casa son tan importantes como en cualquier otro entorno, sobre todo si se convive con personas de riesgo.

mascarilla


Precauciones en el espacio de trabajo

¿Qué debe proporcionarte tu empresa para reducir el riesgo de contagio?

Además de facilitar cuanto sea posible la opción de teletrabajar, abriendo nuevos canales e incorporando soluciones digitales, la empresa debe comprometerse a higienizar y desinfectar sus instalaciones con rigor.

También ofrecer los productos adecuados para mantener la higiene: jabón, solución hidroalcohólica, pañuelos desechables…

Los equipos que se ponen a disposición de los empleados para desempeñar sus labores (ordenadores, herramientas, etc) deben ser suficientes para evitar que tengan que compartirlos si no hay posibilidad de desinfectarlos antes de que cambien de manos.

Además, tan importante como la higiene es la planificación. La empresa deberá tratar de organizar sus turnos, tareas, entradas y salidas de forma que garantice el distanciamiento de seguridad de dos metros entre sus empleados.

¿Cuál es tu responsabilidad para evitar contagios en tu espacio de trabajo?

Todas las normas de sentido común que ya se aplican en otros entornos deben ser implantadas en el entorno laboral. Esto quiere decir que hay que mantener en todo momento una distancia de seguridad de dos metros. Esto impide el entrar en contacto para saludarse, por ejemplo.

También se pide que los trabajadores se laven durante 40 segundos con agua y jabón con mucha frecuencia. La norma de cubrirse con el antebrazo si la persona ha de toser o estornudar sigue siendo de obligado cumplimiento.

A esto se añade la recomendación, casi obligatoriedad, de portar mascarillas. Por cierto: las mascarillas y los guantes se depositan siempre en el contenedor de basura no orgánica y los pañuelos de papel usados deberían tirarse a papeleras con tapa de pedal.


Prepárate emocionalmente para volver al trabajo tras el confinamiento

A la hora de afrontar el regreso al trabajo, es importante saber adaptarse a un nuevo paradigma laboral y estar preparado emocionalmente para enfrentarse a una nueva normalidad.

Los especialistas coinciden en que la flexibilidad es fundamental. Hay que estar listos para cualquier eventualidad, pues esta es una etapa de incertidumbre total.

En ese sentido, afrontar la vuelta con realismo y una buena actitud es también un valor.


Siempre que sea posible, continúa teletrabajando

El llamado «presentismo» está llamado a extinguirse, en favor de medidas más flexibles como el teletrabajo. Las últimas semanas han cambiado drásticamente las cosas y han remado a favor de esta modalidad.

Pero esta nueva cultura del teletrabajo también supone un reto de adaptación para muchos profesionales.

Quizá ya lleves muchas semanas teletrabajando. Quizá al principio te parecía interesante, como novedad. Y quizá, ahora, no te veas como una persona capaz de sacar lo mejor de ti misma si no vas cada mañana a una oficina.

Pero esto puede cambiar si consigues crear espacios y rutinas positivas. En su momento ya te hicimos unas recomendaciones, que siguen siendo perfectamente aplicables al entorno post Covid19.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Actividades al aire libre para niños y adultos, compatibles con la desescalada

Algún día… podremos hacer cualquier cosa sin salir de casa

Certificado digital: ¿Qué es y dónde conseguirlo?

Algún día… las pantallas digitales serán el mejor canal de venta