Semáforos nutricionales. ¿Cuándo empezarán a funcionar?

Semáforo nutricional

A finales de 2018 el ministerio de Sanidad anuncio la implantación del semáforo nutricional Nutriscore, diseñado para comprender las virtudes nutricionales de los productos.

Desde entonces, el tema no ha estado exento de polémica y lo cierto es que a fecha de hoy aún no puedes ver el etiquetado en los productos. ¿Cuáles son los motivos de la polémica? ¿Y cuándo entrará finalmente en vigor?

¿Qué es un semáforo nutricional?

Un semáforo nutricional es un diseño para el etiquetado frontal de productos alimentarios (habitualmente procesados o ultraprocesados) con el objetivo de que el consumidor pueda interpretar en un solo golpe de vista sus cualidades nutricionales. Es decir, si su consumo es más o menos beneficioso para la salud.

Normalmente, el semáforo muestra un disco verde cuando acompaña a un producto sano, un disco ámbar cuando etiqueta uno intermedio y uno rojo en un producto poco saludable. Varios estudios indican que los sistemas basados en códigos de colores son más eficaces que los monocromáticos a la hora de guiar las decisiones de consumo.

Los semáforos nutricionales y la polémica

Cuando un fabricante informa de las características exactas de un producto, los datos son los que son. Pero cuando esa información se traduce a un código de colores, hace falta interpretarla. Por ejemplo; un mismo producto puede tener distintos colores en función del semáforo con que sea etiquetado.

Fabricantes, gobiernos y organizaciones de consumidores no se ponen de acuerdo en qué sistema es el óptimo. Los primeros se quejan de que algunos son caprichosos y penalizan excesivamente a ciertos productos. Las organizaciones de consumidores acusan a las marcas de querer seguir ocultando sus defectos. Y al Ministerio le toca mediar.

Una asociación de grandes fabricantes (Cola-Cola, PepsiCo, Mars, Mondelez, Nestlé y Univeler) acordaron asumir voluntariamente el modelo de semáforo nutricional Evolved Nutrition Label Initiative. Pero este compromiso fue criticado por nutricionistas y asociaciones de consumidores.

Uno de los problemas era que, mientras en otros sistemas el semáforo se establece midiendo porciones de 100 gramos, el sistema ENL tomaba como unidad de medida una “ración”, cuya cuantía exacta no precisaba. Así, con este semáforo, la cantidad de discos rojos y ámbar era mucho menor que con otros formatos. Ante estas dudas, los fabricantes decidieron no implementar este etiquetado.

¿Qué es el semáforo Nutriscore?

Es el semáforo Nutriscore es finalmente el formato elegido para el etiquetado frontal de alimentos en España. Este sistema es el utilizado en Francia, donde ha tenido un buen recibimiento por parte de asociaciones científicas, de consumidores, y también por la Organización Mundial de la Salud.

Nutriscore utiliza cinco letras y cinco colores para mostrar una única calificación global de todo el producto (sin detallar sus componentes). A, verde oscuro; B, verde claro; C, amarillo; D, naranja y E, rojo. Para adjudicar cada calificación, se usa un algoritmo que, para cada 100 gramos de producto, penaliza las características negativas (calorías totales, azúcares, grasas saturadas y sodio) y premia las más saludables (fibra, proteína e ingredientes a partir de frutas y verduras).

A pesar de sus aparentes ventajas, no está exento de polémicas.

La primera viene dada por el concepto «categoría». Y es que los expertos nutricionistas advierten de que Nutriscore es un sistema pensado para comparar alimentos de la misma categoría (es decir, no nos sirve para nada si comparamos la etiqueta de una merluza con la de una tableta de chocolate). Sin embargo, la definición de lo que es una categoría no resulta muy precisa.

Por este motivos, la forma de solucionar el etiquetado frontal de los productos alimentarios aún se encuentra bajo discusión.

¿Cuándo comenzará a funcionar el semáforo Nutriscore?

El Ministerio de Sanidad ya anunció el año pasado su intención de adoptar este sistema.

Sin embargo,  debido al Reglamento de la Unión Europea sobre la información al consumidor (INCO), la inclusión de este etiquetado tiene carácter voluntario. Por tanto, son las propias empresas quienes deciden si colocarlo o no en sus productos.

Por este motivo, son muchas las asociaciones de nutricionistas y consumidores que se han sumado al movimiento ‘Pro-Nutriscore‘, en el que se solicita a la Comisión Europea que declare obligatorio el ‘Nutriscore’ en toda Europa. Alemania ya ha anunciado que en 2020 será implantado en todo el país. Habrá que esperar aún para ver cuándo se implantará definitivamente en España.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Trabajar en un coworking ¿Estás preparado para ello?

Phishing, una técnica delictiva ¿Cómo puedes protegerte?

Algún día… no habrá más basura que recoger

Coche propio ¿tener o no tener? 5 opciones para moverte en 4 ruedas