¿Ya sabes cómo moverte por tu ciudad? Pistas para elegir el vehículo más útil

Desde que se han popularizado conceptos como ciudad transitable y movilidad sostenible, elegir un medio de transporte privado se ha vuelto mucho más difícil. Emisiones, calidad de vida, congestión, eficiencia energética o accesibilidad son asuntos que hay que tener en cuenta.

¿Qué va a pasar con los coches?

Actualmente, antes de comprar un coche, se te invita a reflexionar: ¿es una necesidad o un capricho? Pero si las distancias que recorres o la cantidad de personas o mercancías que tienes que llevar te obligan a hacerlo, hay muchas opciones para que tu decisión sea más sostenible.

En primer lugar, las motorizaciones clásicas (diesel y gasolina) han progresado en los últimos años de forma espectacular. Han conseguido niveles de eficiencia y bajas emisiones nunca vistos. Además, los ingenieros están cerca de dar con la motorización híbrida perfecta.

Por otra parte, puedes escoger entre varios modelos de coche eléctrico, cuya tecnología tiene mucho futuro. Si te decides por esta opción, echa un ojo a las ayudas y ventajas que tu ayuntamiento y comunidad podrían estar ofreciendo, tanto para financiar el vehículo como para instalar el punto de recarga en tu garaje.

 

¿Qué otras opciones de movilidad urbana se están popularizando?

Cada vez es mayor el enjambre de artefactos con ruedas con que nos cruzamos al transitar por cualquier ciudad.

El más defendido por los expertos en sostenibilidad es, por supuesto, la bicicleta. Sana, limpia, barata y cómoda, una persona no necesita más que dos ruedas y unos pedales para llegar puntual a su trabajo cada día.

Además de esta opción autopropulsada, hay infinidad de pequeños vehículos eléctricos que surcan asfalto y aceras. Si te resultan atractivos, antes de convertirlos en tu medio de transporte, te aconsejamos que consultes la normativa municipal. Recuerda que no siempre se puede circular por las aceras y que, muchas veces, transitar con un patinete o un hoverboard por el asfalto requiere destreza y coraje.

¿Y si decido no comprar nada y escojo el sharing?

La mayor parte de las iniciativas de sharing consisten en tomar prestado un vehículo (coches, motos, bicicletas o patinetes eléctricos), mediante una app móvil, y volver a dejarlo aparcado tras pagar una cantidad por su uso. Es una opción cómoda y barata para aquellos que no necesitan un coche más que esporádicamente o que no tienen espacio para guardar su bicicleta en casa.

Sin embargo, también tienen una cara oscura: muchos ayuntamientos han retirado la licencia a empresas proveedoras tras convertirse, las aceras, en vertederos de patinetes abandonados, o ante la incapacidad de conciliar su circulación con el libre transito de personas con discapacidad. Así que, si quieres confiar tu transporte al sharing, también debes comprobar qué opciones hay disponibles en tu ciudad y si te son útiles para tu día a día.

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.