Comprar un coche: 8 aspectos que debes analizar

Comprar un coche es una de las decisiones de mayor peso sobre las finanzas de un hogar. Por eso suele ser una de las compras más racionales y meditadas de cuantas se realizan en la vida. Además, hoy en día, con toda la incertidumbre que existe en cuanto a los modelos energéticos y de movilidad, el asunto invita a un estudio aún más profundo. 

Si tu decisión es comprar un automóvil en propiedad, hoy, más que nunca, debes meditar una serie de aspectos, tanto financieros como de consumo. Estos son los más importantes.

Compra un vehículo que encaje con tus necesidades

La primera pregunta que debes hacerte es: ¿para qué quieres tu coche? No debes escoger el mismo modelo si piensas recorrer cincuenta mil kilómetros al año con una familia de más de cinco miembros que si lo necesitas para recorridos urbanos cortos pero continuos. 

A veces la decisión viene impuesta por la necesidad: si cuidas personas con movilidad reducida, o bebés, te interesan coches elevados, con buena capacidad, aunque sea para trayectos cortos. Si te esperan dos horas diarias en un embotellamiento, piensa más en el interior del vehículo, dado que vas a pasar mucho tiempo en él, que en una motorización potente. 

En definitiva: la decisión de compra de tu vehículo ha de ser honesta y racional. No te dejes deslumbrar por la publicidad, ni priorices necesidades que no tienes. Y recuerda que a veces la mejor decisión de compra es no comprar.

Busca coche en función de tu presupuesto

Marcarte un presupuesto realista es clave, especialmente a la hora de comprar un coche. Recuerda que un automóvil no es una vivienda, como te hemos dicho otras veces: un coche no se revaloriza. Al revés, se deprecia en cuanto lo sacas del concesionario. 

Por eso no sería inteligente gastarte mucho más de lo que tus necesidades exigen. Además, hay buenos modelos y opciones dentro de todas las categorías.

Recuerda que, si vas a financiar la compra, la entrada te supondrá, aproximadamente, el 10% del precio. Pero te aconsejamos que adelantes al menos el 20%, para que luego la cuota te resulte más asequible y pagues menos intereses

El mercado de segunda mano o de kilómetro cero aporta un sinfín de oportunidades. Es cierto que a todos nos gusta llevar coches recién estrenados, pero si lo piensas bien, un coche revisado y garantizado de segunda mano satisface las mismas necesidades a un precio mucho más económico

Si te molestas un poco, seguro que encuentras una buena opción que no deje muy mermada tu economía. El único punto en el que te recomendamos no escatimar es en seguridad.

 La seguridad por encima de todo

Como decimos, es el único aspecto en que no debes quedarte corto. Los accidentes y fallecimientos en carretera han descendido mucho en las últimas dos décadas y esto se debe, entre otras cosas, a una mejora de la seguridad pasiva en los  vehículos. Recuerda que la seguridad activa es todo aquello que evita el accidente: la prudencia del conductor, el estado de la carretera, etc. Mientras que la seguridad pasiva es aquella que protege a quienes viajan en el vehículo una vez que se produce el accidente

La mejor forma de conocer el grado de seguridad que aporta el coche que quieres es consultar Euro NCAP, el Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos. En su página web encontrarás qué nota saca cada modelo en función de la seguridad.

Piensa en el largo plazo: consumo, fiabilidad y reventa

En la actualidad, cuando no se sabe muy bien qué va a pasar con el diesel, si se van a consolidar los modelos eléctricos, si el hidrógeno va a hacer una aparición sorpresiva…, es más importante que nunca pensar en el largo plazo. 

Los coches eléctricos son más caros en el momento de la compra. Pero, si miramos a futuro, la diferencia de precio puede amortizarse en un plazo bastante breve de tiempo. Sin embargo, si miramos aún más lejos, las perspectivas se nublan: ¿sabemos si va a aparecer alguna nueva tecnología que deje obsoleto nuestro coche eléctrico, como ocurrió con el Beta y el VHS?

Otro factor que también cuenta en el largo plazo es la fiabilidad del coche. Algunas marcas gozan de buena reputación en este sentido: sus coches se averían con menor frecuencia. Otras están tan seguras de la fiabilidad de sus modelos que ofrecen extensiones de garantía gratuitas.  

Por último, pensar en el largo plazo también implica pensar qué pasará cuando quieras deshacerte del coche. Las marcas de alta gama son más caras, por supuesto. Pero se devalúan menos, por lo que puedes venderlas en el mercado de segunda mano por más dinero.

Considera la sostenibilidad

La transición ecológica no incumbe únicamente a las altas esferas. Es algo que, como consumidores, nos apela a todos. El consumo responsable es una herramienta para que el planeta no cargue pesos inasumibles. Y los coches, tal y como eran entendidos hasta hoy, constituyen uno de esos pesos. 

Cuando escojas qué modelo comprar, fíjate siempre en sus emisiones. Ten en cuenta, además, que este dato te va a afectar, y no sólo porque perjudica al planeta en el que vives. Y es que la sostenibilidad del coche afecta a impuestos, tasas y zonas en las que puedes circular, como Madrid Central. Y, además, es más que posible que las restricciones y la fiscalidad para los coches más contaminantes se vayan endureciendo.

User Experience: conducir ya no significa solamente conducir

La tecnología ha puesto pasta arriba la conducción. Ahora, las sensaciones que nota un conductor al volante ya no sólo tienen que ver con la estabilidad, la aceleración, la tracción… La experiencia de uso de todos los complementos tecnológicos que ofrece un modelo también importa

El término User Experience, o UX, hace referencia a lo fluido y eficaz que se hace el manejo de dispositivos, apps o cuadros de mando. Algo muy importante cuando los coches se digitalizan, y en el salpicadero ya no encontramos solo relojes analógicos y roscas.

Hablando de UX, ten sobre todo en cuenta la seguridad: ¿cuánto te obliga un coche a separar los ojos de la carretera para mirar una pantalla o accionar un mando?

Además de esto, evalúa si sus controles son intuitivos, si permite mayor o menor conectividad, si la interfaz se interpreta a primera vista, etc. 

Automático o manual

Muy relacionado con el concepto UX, podemos hablar de la principal palanca de un coche: la de cambios. El coche automático gana cada vez más adeptos, mientras que el manual desaparece. 

Las transmisiones automáticas han mejorado mucho. Ahora, al contrario de lo que ocurría en el pasado, un coche automático suele consumir menos que el mismo modelo manual, debido a cómo las transmisiones automáticas optimizan los rendimientos del vehículo. 

Los coches automáticos son más caros y requieren de un mantenimiento algo más complejo. Pero también se devalúan menos y ofrecen una experiencia de conducción mucho más amable, sobre todo en ciudad. 

No olvides la financiación

No todos podemos pagar un coche a tocateja. En el momento que necesitas financiarlo, la forma de hacerlo pasará a ser uno de los factores más importantes para decidir qué modelo comprar. 

Para financiar un coche puedes pedir un préstamo coche hasta 30.000 €, como el que ofrecemos en Oney. O puedes recurrir a las entidades crediticias de las marcas, que normalmente te ofrecerán en el mismo concesionario, pero en otras ocasiones te saldrá más caro que solicitar un préstamo personal en un banco. 

Así que es importante saber interpretar un préstamo para poder comparar condiciones. Los datos más importantes son el tipo de interés, la cuota mensual, el plazo, la comisión de apertura y la comisión de amortización anticipada. El TAE, que te hemos explicado en anteriores ocasiones, contrapuesto al TIN, es el indicador más adecuado para comparar préstamos.  

Hoy día existen productos financieros más complejos, relacionados con el automóvil. Como aquellos que te permiten cambiar un coche en propiedad tras un determinado periodo de tiempo. En cualquier caso, te recomendamos que los estudies con mucha atención.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Redes sociales y niños: siete consejos de uso

Días hábiles, días naturales, días laborables: conoce las diferencias

Cómo ahorrar para comprar un coche

Ahorrar luz en casa con estos gadgets, es posible

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.