Ahorro energético en confinamiento: 5 ideas para gastar menos en casa

Ahorro energético en casa

El ahorro energético en casa es siempre una forma eficaz de disminuir las facturas mensuales y de reducir nuestro impacto en el medio ambiente. Aunque actualmente, es incluso más importante si cabe.

Debido a la crisis del Covid-19, el consumo energético en los hogares se ha disparado mientras las calles se mantienen desiertas. Hasta un 20,3% ha aumentado el consumo doméstico de electricidad, lo que supone un sobrecoste de la factura mensual de entre 6 y 8 euros.

En estas circunstancias, aplicar medidas de ahorro energético en casa es una buena idea que ya puedes empezar a aplicar siguiendo estos 5 consejos.


Consumir más en horas valle para bajar la factura de la luz

Si tienes una tarifa con intervalos de consumo diferenciado, tienes suerte: es la mejor manera de ahorrar para casi todos los hogares. Según la OCU, sólo con que el 30% de tu consumo eléctrico se produzca en “horas valle”, tus facturas notarán una reducción más que notable.

Con este tipo de tarifa (tarifa regulada PVPC), los hogares gastan un 50% en los intervalos más baratos.

Esto quiere decir, por ejemplo que durante 14 horas tu frigorífico y tu congelador te estarán costando un 50% menos. También quiere decir que poniendo el friegaplatos y la lavadora durante la noche, ahorrarás notablemente.


Prepárate para el teletrabajo para que no suba el gasto de energía

En el confinamiento muchos trabajadores están descubriendo un modo de productividad al que no estaban acostumbrados: el teletrabajo. Y aunque esta modalidad de trabajo tiene muchas ventajas, también plantea algunos retos de tiempo y espacio, además de un mayor gasto de recursos en el hogar. Si quieres evitar notar la subida en tu factura, te hacemos un par de sugerencias:

Para ahorrar energía, abrígate

Estar frente al ordenador, durante mucho tiempo, hace que las horas pasen sin darte cuenta. Una consecuencia es que tu cuerpo se enfría y sientas la tentación de subir la potencia de la calefacción.

La ventaja de esto es que, en tu casa, puedes escoger la prenda más gruesa y cálida de tu armario (chaquetas, sudaderas…) y ponértela sobre tu ropa como capa extra. Así mantienes la temperatura corporal y ahorras en calefacción.

Mientras trabajas, apaga lo que no necesites

Si vas a pasar unas horas de concentración en tu escritorio, revisa que no has dejado luces encendidas o ventanas abiertas. Aplica, básicamente, los mismos protocolos que si estuvieras saliendo a la calle.

Una vez termines tu jornada, no olvides desconectar tus dispositivos y desenchufar los cargadores.

Si además de un ahorro en tus facturas también quieres mantener una conducta sostenible, evita el uso de papel y utiliza herramientas digitales.


Ahorro energético en la cocina: un punto clave

Los electrodomésticos suman un alto porcentaje del gasto energético de un hogar, y los que más consumen suelen encontrarse en la cocina.

Si no estuviéramos en confinamiento, nuestro primer consejo sería que sustituyeses tus viejos electrodomésticos por unos menos contaminantes, con etiqueta ecológica AAA. Pero en este caso, vamos a enfocarnos en aplicar algunos buenos hábitos.

Cocina pensando en ahorrar energía

El horno consume una gran cantidad de energía. Ahora que, cocinas mucho más en casa, conviene utilizarlo con cabeza. Una vez que lo enciendes, aprovecha para cocinar varias recetas, o intenta abrir la puerta lo menos posible para que no pierda su calor.

También puedes apagar el horno un poco antes de que la receta esté lista. Si no abres su puerta, el calor residual terminará de cocinarla sin consumir energía. Este viejo truco sirve también para las cocinas vitrocerámicas o de resistencia.

El microondas, aliado del ahorro energético

Casi todas las casas poseen un gran aliado del ahorro energético: el microondas. Este electrodoméstico gasta entre un 60% y un 70% menos que los electrodomésticos que calientan mediante resistencias.

Siempre que puedas, úsalo en lugar del horno.

Fregar los platos: mejor, en lavavajillas

Otro gran aliado del ahorro es el lavavajillas. Si lo utilizas en carga completa, ahorrarás mucha energía en relación a lavar los platos a mano.

Pero si no tienes lavavajillas, un buen truco para ahorrar agua y energía  (calentador) es dejar el menaje a remojo durante un buen rato para ablandar los restos de comida. Aquí la norma es clara: cuanto menos tiempo tengas el agua caliente corriendo, más ahorro.

No abras la nevera sin saber qué quieres

La temperatura ideal para una nevera es de 5º para refrigeración y -18º para congelación. Pero lo más importante, es ser consciente de cómo se usa.

Piensa qué quieres coger antes de abrirla, así evitarás tener la puerta abierta innecesariamente.Si lo consigues puedes llegar  a ahorrar un 40% del gasto.

Elaborar listas de lo que vas a cocinar, teniendo claros los ingredientes, puede ayudarte mucho a cumplir este objetivo.


Climatización y agua caliente

Una vez más, si no estuviéramos confinados, te daríamos algunas ideas para adaptar tu hogar para convertirlo en una casa sostenible, o que planteases la opción de incluir energías alternativas ecológicas en tus instalaciones. Pero en esta ocasión, vamos a enfocarnos en los hábitos de consumo:

Mantén la temperatura sin gastar energía

Una temperatura de 20 grados es soportable por cualquier persona. Si crees que es demasiado baja, intenta siempre recurrir a prendas cómodas de abrigo, antes que subir el termostato por defecto.

Se calcula que, por cada grado que se incrementa la temperatura, el gasto sube entre un 5% y un 10%. Además, recuerda que los radiadores nunca debe estar cubiertos.

Intenta aislar mejor la casa

Ayúdate de los medios a tu alcance para evitar la pérdida de calor.

Si dispones de material, puedes sellar juntas o pegar burletes en puertas y ventanas. También puedes mover los elementos de decoración para tapar las corrientes de aire (alfombras, cortinas…), especialmente en la puerta de la calle. Así evitarás que el calor se escape por debajo.

Cuando caiga la noche, cierra persianas y cortinas.

Agua caliente en el baño

El 26% del agua caliente de los hogares se consume en el baño. Si tienes hijos o compartes vivienda con muchas personas, el porcentaje puede aumentar mucho.

El consejo más habitual es el sustituir los baños por duchas rápidas, e intentar dejar correr el agua lo menos posible.


Iluminación y otros elementos que marcan la diferencia en el ahorro energético

Iluminación: De bajo consumo y mejor, natural

Durante el día, aprovechar la iluminación natural, abriendo ventanas, te ayudará a gastar menos energía.

Si ya cuentas con bombillas LED en casa, enhorabuena, la tecnología LED puede ahorrar hasta un 90% con respecto a la iluminación clásica incandescente. Pero si aún mantienes lámparas de incandescencia tradicionales, tendrás que evitar dejarlas demasiado tiempo encendidas

Dispositivos electrónicos: cuidado con la carga

Los dispositivos electrónicos personales también suponen un gasto ineficiente de energía que se puede reducir siguiendo unos sencillos consejos. el primero de ellos es no utilizar el modo standby. El dispositivo debe desconectarse completamente para el máximo ahorro de energía.

Además, evita dejar los cargadores conectados cuando no haya ningún aparato cargando. Algunos siguen consumiendo electricidad, que se pierde. Un último truco para que los dispositivos carguen más deprisa y ahorren más, conectar el modo avión.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Consumo Inteligente: ¿Qué es y cómo aplicarlo?

Gasto en los hogares

4 consejos para sacar más partido a las plataformas de venta online

Algún día… podremos hacer cualquier cosa sin salir de casa