Préstamo de impacto positivo: financiación de la sostenibilidad para un futuro mejor

A medida que los problemas de desarrollo sostenible se están convirtiendo en una preocupación importante, los préstamos de impacto positivo parecen ser una solución financiera genuinamente relevante. Desarrollados en 2017, estos préstamos permiten a las empresas que se comprometen en una estrategia de RSC beneficiarse de tipos de interés ventajosos para financiar todo tipo de proyectos. Sin embargo, este mercado en expansión también plantea muchas preguntas, principalmente sobre las intenciones de las empresas que se benefician de él. Le pedimos a Luis Reyes, Director de la Maestría en Finanzas Sostenibles de KEDGE Business School, que nos contara más sobre los desafíos en torno a los préstamos de impacto positivo.

¿Cuáles son las características de un préstamo de impacto positivo?

A diferencia de los préstamos estándar, los criterios de elegibilidad para un préstamo de impacto positivo no se definen de acuerdo con el proyecto a financiar, sino de acuerdo con la política de RSC de la empresa. Para beneficiarse de un préstamo de impacto, la empresa debe definir objetivos ESG (ambientales, sociales y de gobernanza) precisos a alcanzar. Por lo tanto, estos préstamos no solo están relacionados con el desarrollo sostenible, sino que también pueden basarse, entre otras cosas, en criterios de inclusión. Si la empresa cumple con su parte del acuerdo, se beneficiará de tasas reducidas para financiar cualquier proyecto de su elección, esté o no relacionado con cuestiones sociales o ambientales. Reyes destaca que “solo las grandes empresas pueden beneficiarse de los préstamos de impacto positivo. Este tipo de crédito no es accesible para todos”.

Préstamos de impacto, préstamos subvencionados, bonos verdes… ¿Cuál es la diferencia?

Los préstamos de impacto son bastante diferentes de otros tipos de préstamos con criterios sociales o ambientales. A diferencia de los préstamos subsidiados o los préstamos de tasa cero, que están destinados a individuos, los préstamos de impacto solo están destinados a personas que trabajan por cuenta propia, comunidades o grandes empresas. Los préstamos participativos, por otro lado, están destinados a empresas con un proyecto de desarrollo, pero no se basan en ningún objetivo ESG. Por último, los préstamos relacionados con bonos verdes solo financian proyectos sostenibles, en contraste con los préstamos de impacto que no imponen ninguna restricción de elegibilidad con respecto al tipo de proyecto, lo que permite que las compañías de gas y petróleo se beneficien de él.

¿Qué desafíos enfrenta actualmente el mercado de préstamos de impacto?

Uno de los principales desafíos para el mercado de préstamos de impacto es la falta de una regulación predefinida para evaluar las propuestas de las empresas, cada banco siguiendo sus propios estándares.

Para resolver este problema, LMA (Loan Market Association, que tiene como objetivo promover el desarrollo del mercado secundario de préstamos en Europa) y ELFA (European Leveraged Finance Association, una asociación profesional de inversores activos en el mercado financiero apalancado europeo) han definido recomendaciones para la implementación de estos préstamos de acuerdo con cinco criterios: la elección de indicadores clave de rendimiento (KPI), el ajuste de los objetivos de desempeño de sostenibilidad (SPT), la definición de las características del préstamo, la transparencia en el desempeño alcanzado (informes) y la verificación externa para la confirmación de los objetivos.

Estos principios también se establecen para evitar el lavado verde. Aunque, como no tienen influencia legal, no impiden que algunas empresas practiquen el lavado verde mientras se benefician de estos préstamos. Luis Reyes añade que “las recomendaciones existentes y las guías de buenas prácticas no tienen ningún valor legal. No existe una legislación adecuada que obligue a las empresas a participar realmente en un cambio ambiental o social positivo”.

La falta de regulación en términos de transparencia permitiría a algunas empresas establecer objetivos ESG sin cumplirlos realmente, al tiempo que obtienen ganancias de las atractivas tasas de los préstamos de impacto positivo. Por ahora, para ser elegible para este tipo de préstamo, los objetivos definidos deben ser simplemente “lo suficientemente ambiciosos”, lo que puede permitir a algunas empresas lograr propuestas fáciles que no tienen un impacto real.

Si te ha interesado este artículo, te recomendamos:

Calendario laboral de 2024: ¿qué findes largos y festivos habrá este año?

2024 es año bisiesto: ¿qué pasa si has nacido el 29 de febrero?

Las ayudas para familia numerosa que puedes pedir

¿Cuáles son las ayudas por tener un hijo en 2024?

atencioncliente

Cookies de otro planeta

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.