Empresas, ¿cómo reducir el impacto ambiental de sus activos materiales?

Si bien el 80% de la huella de un equipo se atribuye a su fabricación, extender su vida útil es un desafío importante para reducir su impacto en el medioambiente. Mercado de segunda mano para profesionales, reparación o reciclaje de piezas, compras socialmente responsables… ¿Cuáles son las palancas más efectivas para reducir el impacto de los equipos y bienes materiales en las empresas? Hablamos con Florent Curel, responsable del Club de Sostenibilidad de Hop (Stop Planned Obsolescence):

Dieciocho meses para un smartphone, tres años para un PC, unos diez años para muebles de oficina… En las empresas, como en los particulares, la duración media de uso de los equipos es muy inferior a su capacidad. ¿Cómo explicar un uso tan reducido? ¿Por qué las empresas tienen que reemplazar sus equipos prematuramente?

Tres tipos de obsolescencia: técnica, estética, software

“La obsolescencia de los equipos no solo está vinculada a factores técnicos”, explica Florent Curel. Es cierto que la obsolescencia técnica, también llamada funcional o estructural, está muy extendida. A menudo culpado en caso de avería, generalmente se debe a una vida útil “técnicamente” limitada. Ocurre, por ejemplo, cuando un componente falla y cuando la pieza de repuesto no está disponible, deliberadamente, es demasiado caro o no está disponible hasta un tiempo demasiado largo. Como resultado, disuade a la compañía de arreglarlo”.

Pero también nos enfrentamos a otros dos tipos de desgaste: el que está ligado a los efectos de la moda y el marketing, al lanzamiento de un equipo más potente, más eficiente, más avanzado -hablamos entonces de obsolescencia estética, cultural y psicológica-; y la relacionada con un mal funcionamiento o incompatibilidad del formato o la actualización del software. También estamos hablando de obsolescencia del software, que ralentiza o reduce el rendimiento del equipo original. “Estas tres categorías están involucradas en la reducción del tiempo de uso de un producto, tanto para individuos como para empresas. Y si el movimiento anti-obsolescencia está en marcha en el lado privado, también hay un interés creciente en el lado profesional. Como actor económico, social y ambiental, las empresas también pueden comprometerse a aumentar la vida útil de los productos y equipos en su posesión”.

Una creciente atracción por lo digital renovado

Pero, ¿cómo lo haces concretamente? ¿Y por dónde empezar? “Ya existen muchas soluciones”, dice Florent Curel. Entre equipos digitales, pequeños electrodomésticos cotidianos y mobiliario de oficina, las empresas comprometidas con reducir su impacto ambiental pueden actuar en varios niveles.

Pueden comprar nuevos sostenibles, es decir, ecodiseñados y que cumplan rigurosos criterios sociales y ambientales con, por ejemplo, un buen índice de reparabilidad, que será reemplazado por un índice de sostenibilidad en 2024. También pueden ampliar el uso de productos adoptando el reflejo de reparación en lugar de una renovación sistemática en caso de avería.

Finalmente, pueden equiparse con equipos reacondicionados para dar una segunda vida al equipo, pero también dar o vender el equipo del que desean desprenderse a reacondicionadores o actores de ESS. Un enfoque que también tiene el mérito de generar ingresos adicionales o fortalecer su compromiso de RSE.

En particular, existe un creciente atractivo para que las empresas compren equipos digitales a partir de la reutilización. “El 19 % de las empresas encuestadas que ya utilizan productos digitales reacondicionados ahora gastan más del 50 % de su presupuesto en ellos”. Y el 34 % de los profesionales encuestados que aún no han invertido en este tipo de equipos dicen que quieren hacerlo en los próximos 12 meses.

Economía circular: un movimiento europeo

“Todavía quedan por eliminar algunos obstáculos, incluida la elección demasiado limitada de productos (un problema para el 65 % de los encuestados) o los temores sobre su confiabilidad (casi el 60 % de los encuestados dicen que están preocupados), pero está claro que este nicho es muy prometedor”, dice entusiasmado Florent Curel.

En pocos años, los proveedores se han organizado para ofrecer una oferta fiable y eficiente a nivel europeo. La coalición Right to Repair Europe, que representa a más de 100 organizaciones de 21 países diferentes, trabaja para hacer que la reparación sea asequible, accesible y común, un objetivo alineado con los objetivos del Pacto Verde Europeo y el Plan de Acción de Economía Circular.

Varios procesos legislativos importantes están en marcha a nivel europeo. Un ejemplo es el Reglamento sobre diseño ecológico para productos sostenibles (ESPR), cuyo objetivo es fortalecer y ampliar las normas de diseño ecológico existentes a todos los productos (excepto los alimentos y los productos médicos). Este Reglamento prevé, en particular, la introducción de un nuevo «pasaporte digital de productos» que recopila información sobre durabilidad, capacidad de reparación, disponibilidad de piezas de recambio, reciclabilidad y consumo de energía; y los requisitos de durabilidad, escalabilidad y reparabilidad de los productos con umbrales mínimos que deben cumplirse para acceder al mercado europeo.

Cookies de otro planeta

En el blog de Oney utilizamos cookies (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, analizar tu navegación y mostrarte contenido personalizado en base a nuestra oferta de productos y servicios. Consulta nuestra política de cookies para más información.