¿Qué son el IBAN, SWIFT, BIC y CCC?

IBAN, SWIFT, BIC ¿qué son?

En tus operaciones cotidianas con entidades bancarias, te encontrarás con los conceptos IBAN, SWIFT y BIC.

Gracias a ellos, por ejemplo, es posible realizar transacciones bancarias entre personas de distintos países de la unión con seguridad y sin dificultades.

Para entender de dónde viene el IBAN y su importancia, es importante entender también qué es el número CCC.

¿Qué es el CCC (Código de Cuenta de Cliente)?

El Código de Cuenta de Cliente, o, como solemos conocerlo, «tu número de cuenta», son los 20 dígitos con los que las entidades financieras identificaban las cuentas de sus clientes antes de la implantación del IBAN en 2014.

Esos 20 dígitos se dividen en 4 segmentos, cada uno de los cuales tiene su significado, con la siguiente estructura:

1111 2222 33 4444444444

1. Los 4 primeros dígitos identifican a la entidad bancaria. Cada entidad tiene su número que puede consultarse en el NRBE.

2. Los cuatro dígitos siguientes identifican a la oficina donde se encuentra la cuenta.

3. Los dos dígitos siguientes son números de control que sirven para validar el CCC.

4. Finalmente, 10 cifras seguidas componen el número de cuenta del cliente propiamente dicho.

¿Qué es el IBAN y cómo se compone?

El IBAN ES un código alfanumérico estándar para todos los países de la UE (y para todos los que decidan adherirse a él) con el que identificar las cuentas bancarias de sus usuarios. La unificación de los estándares financieros entre países de la UE buscaba asegurar la transmisión correcta de datos entre entidades financieras de diferentes países. Evitar errores en las transacciones ahorra costes y demoras. Y con este fin de instituyó el código alfanumérico IBAN, que llegó para sustituir el CCC el 1 de febrero de 2014.

El IBAN tiene distinta extensión (hasta un máximo de 30 dígitos) según el país al que pertenezca la cuenta que identifica, porque se compone a partir de los números de cuenta originales que ya existían en dichos países. Es decir, en España, los códigos IBAN se construyen con el CCC como base. De hecho, el IBAN, sigue la misma estructura que el CCC, con algún añadido:

ES22 3333 4444 55 6666666666

1. En primer lugar, el código ES identifican a nuestro país.

2. Las dos siguientes cifras constituyen los dígitos de control del IBAN que corresponden a un algoritmo.

Los siguientes segmentos corresponden a los que ya hemos explicado para el número CCC: 3, entidad; 4, oficina; 5, número de control y 6, número de cuenta.

Así pues, en España el IBAN cuenta con 24 dígitos, mientras en Alemania cuenta con 22 y en Francia con 27. Es necesario precisar que, en su formato digital, el IBAN siempre se escribe seguido, sin espacios entre las cifras que señalen sus fracciones.

¿Y qué es el código BIC?

BIC, SWIFT o ISO 9362 son distintos nombres con los que designar lo mismo: otro estándar internacional para facilitar las transacciones entre ciudadanos y entidades de distintos países. En este caso, el código identifica la entidad bancaria, no el número de cuenta. El uso del BIC se extiende por casi todo el mundo.

El organismo que gestiona este sistema es la Society of Worldwide Interbank Financial Telecommunication (SWIFT), por eso también se conoce como número SWIFT. Estos números no se construyen partiendo del CCC, como el IBAN, por tanto su estructura es algo diferente:

AAAA BB CC DDD

A. Los primeros cuatro caracteres identifican a la entidad bancaria. Por ejemplo, los que corresponden al Santander son BSCH, los que identifican a Caixa Bank son CAIX y los que identifican al BBVA son BBVA.

B. Los siguientes dos caracteres identifican al país. A España le corresponden los mismos que en el IBAN: ES.

C. Los siguientes dos caracteres ubican la localidad donde está situada la oficina de la entidad financiera. En este caso pueden ser números o letras. Madrid se identifica con MM, pero Nueva York se identifica con el número 33.

D. Los últimos tres caracteres del BIC identifican a la misma oficina, y son opcionales. Suelen indicarse únicamente si la oficina no es la sede de dicha entidad. En caso de que sí lo sea, es habitual o no especificar estas cifras o poner XXX.

El BIC de la sede del Banco Santander en Madrid es BSCHESMMXXX. El del BBVA es BBVAESMMXXX, pero si tenemos que localizar el BIC de la oficina de su Treasury Department, entonces es BBVAESMMFXD.

Existen otros números que corresponden a estándares de otras zonas geográficas, como Rusia o China. Todos ellos responden a la misma filosofía: tratar de facilitar el flujo de dinero entre entidades y ciudadanos, y ahorrar el coste de errores y retrasos.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Dos pagadores y Hacienda: ¿Te afectará en la declaración de la renta?

Crisis económica en España ¿Hay motivos para creer que llegará?

¿Qué es una startup y qué tengo que saber antes de invertir en ella?

6 de cada 10 consumidores pagan a plazos en España, Francia, Polonia y Portugal