Cómo instalar un punto de carga para coches eléctricos en tu vivienda

Las noticias que nos llegan desde Bruselas dejan muy claro que no hay futuro para el motor de combustión. Los conductores van a tener que adaptarse gradualmente al coche eléctrico. Y la clave de esta adaptación radica en los puntos de carga, como bien sabe todo aquel que alguna vez se haya interesado por comprar un coche eléctrico.

Poder cargar el coche cómodamente es fundamental para saber que podremos llegar a todos los destinos que necesitamos. Mientras que la red pública de puntos de carga aún presenta muchas incógnitas, cada vez hay más conductores que optan por instalar un enchufe o un cargador para coches eléctricos en su hogar. Aquí te explicamos las ventajas, ayudas y procesos.


¿Cómo son los cargadores de un coche eléctrico?

Los coches eléctricos pueden disponer de un pequeño cargador para uso ocasional. Éste está pensado para usarse en caso de urgencias, por si se agota la batería y no tienes ningún punto de carga específico cerca, así que se puede enchufar a la red convencional, siempre y cuando disponga de toma de tierra y unos mínimos de seguridad.

La carga de un coche con cargador ocasional es muy lenta. Si tomamos como ejemplo un coche con baterías de 30 kWh, en 12 horas sólo habríamos obtenido energía para recorrer menos de 100 kilómetros.

Hay que tener en cuenta que el consumo medio de un coche eléctrico es de unos 13 kWh cada 100 kilómetros. Por eso, cualquier propietario de un coche eléctrico debe recurrir a los cargadores específicos.

El cargador ideal es el que soporta una intensidad de 16 amperios y aporta una potencia de 3,68 kW. Esto, unido a un control de potencia dinámico, que nos permita modificarla en función de los momentos de carga (como vimos en el artículo sobre la nueva factura eléctrica), hará que cargar nuestro coche eléctrico sea más rápido y barato.


Dime dónde aparcas tu coche eléctrico y te diré qué necesitas

La infraestructura de puntos de carga de ciudades y municipios aún no está los suficientemente desarrollada como para que sea recomendable comprar un coche eléctrico si no tienes un garaje. En el caso de que aparques tu coche en la calle, sólo te queda una opción: hablar con los responsables de tu empresa y que te permitan cagar tu vehículo en el trabajo. Esto, aunque te sorprenda, se está haciendo cada vez más común.

La mayoría de nosotros aparca su coche en un garaje comunitario. Instalar un punto de carga en tu plaza no es tan difícil como parece: el proceso está muy bien descrito y fijado por la normativa.

Si tienes la fortuna de vivir en una casa unifamiliar, lo tienes más fácil que nadie. Instalar un punto de carga en un chalet apenas requiere inversión, ni tendrás la necesidad de hacer trámites incómodos.

Lo detallamos a continuación. Pero antes, queremos advertirte de algo: montar un punto de carga para un coche eléctrico no es como enchufar un microondas; la instalación eléctrica debe cumplir con la seguridad necesaria para soportar grandes intensidades y potencias, y no lo puede hacer cualquiera. Por tanto, esto es trabajo para una empresa especializada. No te costará encontrar una en Google.


¿Qué necesito para cargar mi coche eléctrico en una vivienda unifamiliar?

En una vivienda unifamiliar podrías incluso servirte del cargador ocasional como cargador de diario. Pero, como hemos explicado más arriba, no es lo ideal, ni por tiempos de carga, ni por eficiencia, ni tampoco por seguridad.

Si queremos disponer de una buena potencia, para llenar nuestra batería más rápido, necesitaremos un wallbox, cuenta con las características para el cargado ideal: 16 amperios y 3,68 kW de potencia.

Para cumplir normativa, hay que conectar el punto de carga con el contador de la vivienda mediante un circuito exclusivo, y que la toma de corriente sea adecuada para soportar la intensidad durante mucho tiempo.


¿Qué necesito para cargar mi coche eléctrico en un garaje comunitario?

La Ley de Propiedad Horizontal se modificó para fomentar la instalación de puntos de carga en garajes comunitarios. Desde hace un tiempo, una comunidad no puede negarse a permitir que un usuario instale su punto de carga particular, así tan solo debes notificarlo por escrito a los administradores.

En primer lugar, tendrás que instalar un wallbox en tu plaza. Y, para alimentarlo, los instaladores pueden proponerte tres soluciones:

1. Tirar un cable desde el contador de tu casa.

Es lo habitual cuando tu casa y tu garaje están en el mismo edificio. De esta forma, todo el gasto de electricidad se recogerá en la misma factura. Aquí puedes encontrarte una dificultad: que la distancia entre el contador y el garaje complique la instalación y aumente su precio, cosa habitual en las fincas más viejas.

2. Instalar un nuevo punto de suministro.

Es lo habitual cuando tu plaza de garaje no está en el mismo edificio que tu vivienda. En ese caso, la distribuidora tiene que instalarte un nuevo contador. A partir de ese momento, recibirás dos facturas de electricidad distintas: la de casa y la del coche.

3. Instalar un nuevo contador en el punto de suministro comunitario.

En este caso, la electricidad que consuma tu vehículo provendrá de que alimenta las zonas comunes de la comunidad. Gracias al contador, la comunidad sabrá cuánto cobrarte mensualmente.


¿Y cuánto va a costarme todo esto?

La instalación de un punto de carga para tu coche eléctrico depende de muchos factores. Los principales, ya te lo hemos dicho: si vives en una casa unifamiliar, el proceso se simplifica y se abarata. Pero, aún así, hay otras variables.

Una de las más importantes es la calidad y la marca de los cargadores y wallbox que compremos. Esto dependerá de las necesidades de tu día a día: la velocidad de carga que precisas, si quieres controlar la carga por app, si necesitas potencia dinámica, etc.

La instalación en un garaje comunitario puede costar una media de 1.200 €. Pero aquí entra en juego un tema que alivia, y mucho, los bolsillos: las ayudas. Y es que, actualmente, el punto de carga está subvencionado con hasta el 70% del precio de la instalación.


Por último, ¿merece la pena?

Si estás convencido de que quieres un coche eléctrico, desde luego que, tener tu propio punto de carga, no solo merece la pena sino que es totalmente necesario. Otra cosa es que nos preguntes si lo que merece la pena es el coche eléctrico en sí.

Para dar respuesta a esta pregunta hay que poner sobre la mesa muchos asuntos. El primero de ellos, la mencionada promoción que desde todos los ámbitos administrativos se va a hacer del coche eléctrico… y la penalización de los motores de combustión. Es muy probable que en los próximos años aumenten los impuestos a todo combustible fósil mientras se favorecen los coches eléctricos.

Y es que, si tienes un coche eléctrico, ya puedes disfrutar de ciertas ventajas:

  • Puedes entrar y aparcar en grandes ciudades sin restricciones. A veces incluso puedes aparcar gratis en zona azul.
  • Recorrer 100 kilómetros con un coche eléctrico cuesta cinco veces menos que con uno de gasolina.
  • El mantenimiento del coche eléctrico resulta notablemente más baratos. Se estima que se ahorra hasta un 25% con respecto al mantenimiento de un coche convencional.
  • El Impuesto de Circulación es mucho más barato en la mayoría de las provincias españolas.

Sin embargo, tendríamos la sensación de estar mintiéndote si, junto a las ventajas, no sumáramos también las desventajas o incertidumbres.

  • La autonomía sigue siendo el punto flaco de los coches eléctricos. Es difícil irte muy lejos de vacaciones si no sabes si vas a contar con puntos de carga ultrarrápidos en tu camino. Los híbridos enchufables pueden ser una solución a este problema.
  • El precio de los coches eléctricos es notablemente más caro con respecto a los tradicionales. Sobre todo en los de mayor calidad, que garantizan mejores prestaciones y autonomía.
  • La red de puntos de carga públicos brilla por su ausencia.
  • Si haces menos de 20.000 kilómetros al año, es difícil rentabilizar la compra de un coche eléctrico.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Aerotermia y suelo radiante, ¿el futuro del ahorro en el hogar?

8 preguntas para entender el nuevo DNI 4.0 o DNI europeo

Cómo ahorrar para comprar una vivienda

Vuelta al cole 2021-2022 y medidas contra el covid 19

Cookies en Oney

Utilizamos cookies en nuestra web (propias y de terceros) para asegurarnos que todo funciona correctamente, darte un mejor servicio y crear experiencias más valiosas para ti, por ejemplo a través de banners online de publicidad personalizada. Además, nos ayudan a analizar y entender cómo navegas a través de nuestra web para mostrarte contenidos ajustados a tu perfil. Pincha aquí para obtener más información sobre nuestra política de cookies.