¿Qué es una startup y qué tengo que saber antes de invertir en ella?

StartUp

Según algunos expertos, nos encontramos en pleno período de transición entre la Tercera Revolución Industrial y la Cuarta. La tecnología evoluciona a cada segundo, lo que implica innovación, nuevas necesidades (demandas), nuevas formas de satisfacerlas (ofertas) y, por tanto, nuevas oportunidades empresariales. Si a esto le sumamos la influencia de la crisis económica y la popularización de la cultura del emprendimiento, tenemos el caldo de cultivo ideal para el fenómeno del que vamos a hablar en este post: la startup.

¿Qué es una startup?

La traducción literal del concepto startup es empresa emergente. Hace referencia a un modelo de empresa que se encuentra en una etapa muy reciente de creación, normalmente construida sobre una idea de base tecnológica por uno o varios emprendedores (founders).

Otra característica identificativa de una startup es su expectativa de crecimiento a corto plazo, crecimiento que no tiene que ser necesariamente en ingresos, puede medirse mediante otros indicadores, como número de usuarios activos, altas o descargas.

Para su puesta en marcha, una startup requiere de menos financiación que una empresa tradicional, dado que su valor radica en una idea innovadora que se va a desarrollar con ayuda de la tecnología. Sin embargo, lo normal es que durante las etapas iniciales sea deficitaria, por lo que los fundadores suelen compaginar su gestión con otra actividad profesional.

En el momento en que una startup alcanza un beneficio bruto de explotación de varios millones de euros, es valorada en más de 100 millones de euros, contrata a más de 100 empleados o empieza a cotizar en bolsa, su andadura como startup termina y pasa a considerarse una empresa convencional.

¿Es una buena idea invertir en una startup?

Al ritmo que se sucede la fundación de startups, es posible que se cruce en tu camino la oportunidad de invertir en una startup. Antes de dejarte seducir por la idea y por el glamour de un futuro en Palo Alto, permítenos que compartamos contigo un dato rotundo: sólo 1 de cada 10 startups llega a buen puerto.

El éxito de una startup no depende sólo de la originalidad y funcionalidad de una idea. También tiene que ver con la habilidad y contactos de sus fundadores, con la adquisición de capital o subvenciones, con la aparición de Business Angels (padrinos que invierten o asesoran), con la ausencia de competencia, con la posibilidad de monetizar la innovación, con el diseño de un plan de negocio inteligente.

En definitiva, un montón de factores que, en los primeros meses de gestación, serán una incógnita para ti, como inversor.

Por eso los expertos en este mercado suelen diversificar mucho sus inversiones, tratando de que un acierto cubra todas las pérdidas Porque, si resultas agraciado y tu apuesta va a parar a esa startup que sí alcanza la viabilidad (es «una» entre diez), los beneficios serán muy cuantiosos.. A fin de cuentas, Facebook, Infojobs, Paypal, BlaBlaCar, Telegram… todas comenzaron como startups.

Si decides invertir en una startup, sigue estos consejos


Utiliza solo el dinero que estás dispuesto a arriesgar. Se trata de un mercado de alto riesgo y volatilidad. Así que deberías emplear sólo ese dinero que no necesitas.


Estudia a los founders tanto como la idea que te están vendiendo. Su experiencia, formación, contactos, talento es tan importante como la funcionalidad de la innovación que quieren desarrollar.


Atente a una estrategia. 
Decide si diversificas pequeñas inversiones entre muchas startups o si apuestas por las de un mismo sector (ese sector que tú conoces bien)… Sobre todo, ten claro tu nivel de compromiso e implicación y qué vas a pedir a cambio.


Déjalo todo negro sobre blanco. En tu contrato deberán quedar muchas cosas claras: desde tu implicación en el proyecto (quizá quieras participar con tu experiencia o consejos) hasta el porcentaje de beneficio o pérdida que asumes.


Asesórate bien. Este mercado es tremendamente complejo, y hay que aceptar que puede superar incluso a  inversores experimentados. Acudir a un experto siempre es una buena idea.

Y, sobre todo, nunca olvides lo básico: estás en un mercado de alto riesgo. Antes de lanzarte o dejarte convencer, debes conocer tu perfil inversor y nunca precipitarte. Valora todas las opciones disponibles y elige la mejor.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Dos pagadores y Hacienda: ¿Te afectará en la declaración de la renta?

¿Qué son el IBAN, SWIFT, BIC y CCC?

Crisis económica en España ¿Hay motivos para creer que llegará?

6 de cada 10 consumidores pagan a plazos en España, Francia, Polonia y Portugal